Falta consenso científico

 Para atender problema de sargazo: Coparmex

 

Christian TREJO

SOLIDARIDAD, 5 de mayo.- Para solucionar el problema del sargazo que actualmente afecta a las costas de Quintana Roo y del Océano Atlántico, es necesario que exista un gran consenso científico sobre los orígenes del mismo, para que de esta

manera se definan las estrategias para combatir esta macroalga de forma coordinada entre los gobiernos locales, la Federación e internacional.
Al respecto, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) a nivel nacional, Gustavo de Hoyos Walther, señaló que al ser un tema de preocupación de primer orden, se requiere de la colaboración de las partes involucradas para poder trabajar en medidas para combatir este problema.
“Nosotros nos hemos comprometido ante la Coparmex a nivel nacional, la cual esta lista para apoyar esta iniciativa, sabemos que en este mismo mes se realizarán las reuniones para que se den los consensos entre los científicos y a partir de ese momento será fundamental tomar acciones, nosotros vamos a estar más que atentos para apoyar estas propuestas.
Sobre su opinión acerca del proyecto del Tren Maya, De Hoyos Walther indicó que a pesar de que existen voces que han expresado su preocupación sobre una presunta falta de planeación en la viabilidad económica y ambiental: “Nosotros no satanizamos ni endiosamos una obra de este tipo”, lo que sí exigió es que antes de arrancar con este proyecto, se deben tener absolutamente todos los elementos técnicos, económicos y de proyectos bien definidos para evitar que se cometan errores.
“Creo que se requiere estudio que clarifique si hay viabilidad económica y operativa, si no la hay, en el mundo hay más de un tren que opera con números rojos, tengamos claramente definido cuál va a ser el esfuerzo presupuestal que se va a tener que hacer permanentemente por el Estado mexicano”, dijo.
Reiteró que ante ello es imprescindible que aun ante la posibilidad de dificultades en la operatividad del tren, se debe tener certeza absoluta de cuál va a ser la demanda de flujo efectivo que va a tener los próximos años si el nivel de demanda no alcanza a cubrir los costos operativos.