En la Quinta, pocas ganancias

Christian TREJO

PLAYA DEL CARMEN, 6 de septiembre.- Con una afluencia regular de turistas en la Quinta Avenida, pero con una ocupación comercial muy baja en restaurantes y establecimientos de ropa y artesanías, transcurrió la actividad turística este sábado en esta ciudad, lo que era de esperarse para los prestadores de servicios turísticos, al tratarse de la temporada conocida popularmente como “septihambre”, en la que sus ganancias son escasas.

Además, las precipitaciones pluviales tampoco ayudaron mucho a la actividad turística, pues las playas lucieron semivacías y los establecimientos ubicados en la Quinta Avenida reportaron ventas por los suelos, debido a que el mal clima ahuyentó al turismo.
Y es que si bien es verdad que el flujo de visitantes extranjeros en la Quinta Avenida se ha mantenido más bajo a comparación de las pasadas vacaciones, no todos se pasean por dicha zona con el plan de realizar compras o grandes consumos, ya que muchos llegan con sus gastos limitados.
Tan solo los comercios de ropa, artesanías y demás giros, volvieron a normalizar sus ganancias al 40 por ciento en esta temporada baja, pero en esta ocasión las lluvias les desplomaron las mismas.
Los tours acuáticos de buceo y esnórquel también resultaron afectados, pues paralizaron sus actividades pese a que el puerto estaba abierto, ya que muchos clientes declinaron hacer recorridos en el fondo del mar por el mal clima.
El sector restaurantero tuvo una baja considerable en el número de mesas ocupadas, por lo que se calcula que en promedio registraron 20 por ciento de demanda, volumen que consideran bastante bajo.