Una más de “El Catrín”

Familia chetumaleña lo acusa de proteger a taxistas que agreden a pasajeros

Mayra CERVERA

Integrantes de una familia chetumaleña denunciaron que luego de ser víctimas de una agresión y amenazas por parte del operador del taxi número 1258, los directivos de esa instancia, encabezados por el secretario general Rafael Cetina Galván “El Catrín”, protege al agresor.

Dijeron que a pesar de que existe una queja formal, sólo les han dicho que en cuanto termine la investigación interna que realizan los llamarán para identificar al agresor y, en su caso, imponer las sanciones que correspondan.
Esta situación y la actitud del líder de los taxistas contrasta con los esfuerzos que las autoridades de la Dirección de Transporte del Gobierno del Estado y la Dirección de Transito realizan a través de operativos para inhibir la comisión de delitos por parte de choferes de taxi o de delincuentes que utilizan vehículos “disfrazados” de este transporte, y que la noche del miércoles presentaron resultados con el aseguramiento de siete vehículos y una detención.
Sobre la agresión contra la familia chetumaleña, Guillermina Rivas González relató que el pasado domingo, a las 17:20 horas, utilizaron el taxi número 1258 desde el Museo de la Cultura Maya, en la calle Cristóbal Colon, hasta la colonia Solidaridad.
Su esposo, Alexander del Carmen Pikmen Acosta pagó con 20 pesos y pidió recibir de cambio un peso, tomando en cuenta que la tarifa indica que son 19 pesos por ese servicio, pero el taxista respondió que no había cambio; sin embargo, como lo exigieron el chafirete empuñando una tijera y a gritos les ordenó bajarse del vehículo, a la vez que en tono de amenaza les dijo: “Ya sé dónde vives c...”.
En ese mismo instante reinició abruptamente su marcha sin que la pareja de la agraviada se hubiera bajado, lo que le provocó una caída y lesiones significativas en el brazo derecho.
Ante estos hechos presentaron una queja ante la Secretaría de Conflictos del sindicato, y después de cuatro días no han recibido explicación alguna, a pesar de que se les garantizó que se investigaría y se sancionaría al chofer.
Dio a conocer que presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (CDHeQROO) y una denuncia penal, por los delitos de lesiones y amenazas, contra el operador del taxi mencionado.
“Hacemos responsable de lo que pudiera pasarnos a nosotros y a nuestros hijos al chofer del taxi y a la directiva del sindicato por no realizar ninguna acción en contra de esta persona”, finalizó la denunciante.