Siguen en el aire los $150 mil

Polémico caso en la CMIC continúa levantando ámpula, ante descarada protección a subgerente

Julián MARQUEZ ULIN

Pese a que el todavía presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Quintana Roo, Raúl Villanueva Argüelles, en su momento alentó los rumores de que la subgerente administrativa del organismo, Magdalena Ojeda Calderón, habría depositado una fianza para dejar atrás el robo de 150 mil pesos, que en su momento le entregó uno de los socios para saldar un préstamo que se le otorgó, lo cierto es que hasta el momento dicha cantidad no ha “aparecido”, por lo que el asunto sigue levantando ámpula, ante el manto de impunidad que cubre a dicha fémina.

Datos recabados en la CMIC confirmaron que el citado dirigente, contrario a lo que negó rotundamente, continúa protegiendo a Ojeda Calderón para que, al igual que muchos de sus “incondicionales” que han sido beneficiados con “préstamos especiales”, todavía no repare el daño patrimonial que causó, y peor aún, que continúe en el puesto pese a que el reglamento interno de la CMIC indica textualmente que: “Si un integrante del comité o trabajador del gremio se ve involucrado en problemas legales, de existir una denuncia formal en la que se vea inmiscuido, se le deberá suspender de manera provisional hasta que se esclarezca el asunto”.
En este sentido, se sabe que tras la reunión “a puerta cerrada” que Villanueva Argüelles sostuvo con los integrantes del consejo consultivo, se comprometió a aclarar todo este asunto y a vigilar que se reponga el efectivo, lo cual, tampoco ha sucedido hasta el momento.
Aquí no se puede perder de vista que para la Procuraduría General de Justicia del Estado, el expediente AC/2S/CHE/01/SD/360/6/2013 es un “caso cerrado”, puesto que hace más de tres meses que se consignó ante un Juzgado Penal, por lo que resulta por demás extraño que la trabajadora en cuestión no haya sido sancionada.
Aquí se no puede perder de vista que Ojeda Calderón es un “personaje importante” en el organismo, además de que en su campaña “jugó” a favor de Villanueva Argüelles, también ha sido utilizada para “disimular” el desfalco que se atribuye a su antecesor, Roger Espinosa Rodríguez, y por estos favores personales, el aún presidente de la CMIC en la entidad no puede “despedirla”.
Cabe destacar que aún sigue en pie la posibilidad de que la delegación, ante todo este escándalo, se convierta en una simple representación de su similar de Yucatán, lo cual se decidirá, como informamos con oportunidad, antes de que concluya la primera quincena del próximo mes de octubre.
Lo que resulta más sospechoso es que durante todo este tiempo que lleva el problema, ya se dio de baja a José Carlos Flota Medina y al ex subgerente Víctor Palomo Góngora, además de la secretaria de nombre “Mayra”, siendo la única que ha salido avante, a pesar de ser la principal sospechosa, es Ojeda Calderón.