Reino Unido anuncia nuevas restricciones

 Ante la aparición de la variante Omicron

 

Londres, 4 de diciembre.- Autoridades del Reino Unido establecieron nuevas restricciones de viaje ante la aparición de la variante Omicron

y los primeros contagios registrados en el país.
Ahora para ingresar al Reino Unido los viajeros deberán presentar una prueba del covid antes de poder abordar el vuelo, la medida entrará en vigor desde las 4:00 horas (del Reino Unido) del martes 7 de diciembre,
De acuerdo con Sajid Javid, secretario de Salud, estas nuevas reglas buscan prevenir nuevos contagios de la variante de Omicron que mantiene a varios países del mundo en alerta.
En redes sociales, el funcionario comentó que estas no serían las únicas medidas establecidas ante la aparición de esta nueva variante.
“A la luz de los datos más recientes, estamos tomando más medidas para frenar la incursión de la variante Omicron”, comentó.
Actualmente Reino Unido mantiene una “lista negra” de países que tienen el acceso limitado o completamente prohibido -predominando las naciones africanas-.
Recargar la batería
El concejal laborista Ben Coleman, del distrito de londinense de Hammersmith y Fulham, que proporciona los locales, afirma que la asistencia se ha disparado desde la aparición de la variante: “un aumento del 58% en las dosis de refuerzo la semana pasada”.
Ante la nueva cepa, en un país duramente golpeado con más de 145,000 muertes, el Gobierno de Boris Johnson ha acelerado la campaña de vacunación y se ha fijado el objetivo de ofrecer una dosis de refuerzo a todos los mayores de 18 años para finales de enero.
A nivel local, “tenemos las vacunas, el problema es encontrar la gente para poner las inyecciones”, explica Coleman.
Queda también mucho trabajo de pedagogía por hacer, afirma. “Mucha gente no entiende que después de dos dosis de la vacuna, es como una batería, se debilita y hay que recargarla”, explica.
En la sala de espera, entre las luces blancas de los neones y el olor a desinfectante, todo el mundo se desplaza de una silla a otra en un extraño movimiento a medida que se acercan al lugar de la inyección.
Las “marcas” del virus
Tras recibir el pinchazo hay que tener un poco más de paciencia antes de poder salir del recinto, el tiempo que se necesita para controlar la posible aparición de efectos indeseables.
¡Ya tenemos nuestra vacuna de refuerzo, los dos!”, se exclama Tasos Tsielepis, de 76 años, acompañado por su esposa Celine, preocupada por la variante.
Da miedo, ¿verdad? Esperamos que todo el mundo tenga su tercera dosis”, dice.
Su marido recuerda: “Tuve el covid” al principio de la pandemia y “pasé una semana en el hospital”. “No se lo desearía a nadie... fue horrible”, afirma el anciano.
El virus deja “su huella”, “la enfermedad se va pero te deja cansado, te sientes diferente durante mucho tiempo”, explica.
En su opinión, “nadie tiene ahora confianza porque nadie sabe lo que vendrá después de la variante Omicron”, así que “esperamos y rezamos para que todo vaya bien”.
Al salir del centro de vacunación, Roberto Ricci, que trabaja en la informática, se va con un sentimiento de deber cumplido.
Con la variante Omicron, es esencial proteger a los demás y mantenerse sano”, dice aludiendo a un “deber cívico”.