Salvadoreños, listos para votar

Eligirán a su próximo Presidente de la República

 

SAN SALVADOR, 2 de febrero.- El Salvador concluyó este sábado los preparativos para las elecciones presidenciales del domingo con un amplio despliegue policial y la instalación de anaqueles en los mil 595 centros de votación del país para que los

ciudadanos puedan ejercer su derecho a voto en secreto, tal y como establece la Ley.
Los 23 mil 300 agentes que conforman la Policía Nacional Civil (PNC) “están listos” para brindar seguridad en los recintos electorales y sus alrededores, así como para vigilar el cumplimiento de la “Ley Seca”, que entró en vigor a las 00:00 hora local (6:00 GMT) de este sábado y se prolongará hasta el martes posterior a los comicios.
“El día anterior a la elección, el de la votación y el siguiente, se prohíbe la venta, distribución y consumo de bebidas embriagantes de cualquier naturaleza. Los infractores serán sancionados de conformidad con el artículo 253 de este Código”, señala la normativa.
Las sanciones por incumplimiento de la Ley oscilarán entre los 114.28 y mil 143 dólares, multas que se aplican “según la gravedad del caso y capacidad económica del infractor”.
Por su parte, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) supervisó los preparativos en todos los centros de votación a los que acudirán los ciudadanos a elegir al sucesor de Salvador Sánchez Cerén, quien llegó al Ejecutivo en el 2014.
El jefe de Comunicaciones del organismo colegiado, Manuel Miranda, explicó a la prensa que se han acondicionado los lugares de votación para que “los integrantes de las JRV (Juntas Receptoras de Votos) realicen su trabajo en condiciones óptimas y los salvadoreños se sientan seguros y tranquilos”.
Miranda señaló que en los centros electorales fueron instalados los anaqueles y mamparas, estructuras divisorias de dos espacios que sirven para que los electores emitan su voto en secreto, y se han verificado las condiciones de energía eléctrica y agua.
El plan de organización de los comicios concluyó con el transporte de los paquetes electorales a los respectivos centros.
Estos paquetes, según la fuente, son trasladados “bajo estrictas medidas de seguridad”, a cargo de elementos de la Policía Nacional Civil (PNC), del Ejército, de la Fiscalía General de la República (FGR) y de personal del organismo colegiado.
El portavoz del TSE agregó que el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco), el lugar de votación más grande de San Salvador y donde también está instalado el centro de procesamiento de datos, “está listo para recibir a los votantes y a todos aquellos que son parte del proceso”.
A un día de la jornada de votación, los salvadoreños reflexionan su voto aprovechando el “silencio electoral” que comenzó el 31 de enero a las 00:00 hora local (6:00 GMT).
Además, los votantes más rezagados acudieron a buscar su nombre en los padrones que instaló el TSE, con el objetivo de verificar sus datos y asegurarse de que se encuentran entre el electorado autorizado a votar el domingo.
El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, agradeció la noche del viernes a los actores del proceso electoral su labor durante la preparación de los comicios, especialmente al TSE.
“Reconozco el esfuerzo del personal del TSE, que ha desempeñado con eficiencia y responsabilidad sus funciones en la organización y dirección de estas elecciones”, señaló el mandatario.
Recordó que la PNC “garantizará la seguridad en los centros de votación”, con el apoyo del Sistema Nacional de Protección Civil para cubrir “cualquier emergencia”.
En las elecciones presidenciales competirán Hugo Martínez, por el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); Carlos Calleja, con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena); Nayib Bukele, de Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), y Josué Alvarado, con el partido Vamos, de reciente fundación.
Las encuestas publicadas durante la campaña dan como favorito en la intención de voto a Bukele, seguido de Calleja y Martínez.
Se trata de la sexta elección presidencial, que se celebra cada 5 años, desde que finalizó la guerra civil (1980-1992), en la que más de 5.2 millones de salvadoreños escogerán al sucesor de Sánchez Cerén, el primer ex comandante guerrillero que ha gobernado el país y que dejará el Ejecutivo el próximo 1 de junio.