Discapacitados no hallan un empleo

Son marginados y hasta menospreciados en las oportunidades laborales

KANTUNILKIN, L.C., 7 de septiembre.- Aproximadamente el 10 por ciento de los habitantes del municipio de Lázaro Cárdenas padecen de alguna discapacidad, el cual no tiene oportunidades de empleo y hasta es menospreciado por algunos sectores de la comunidad, pero a pesar de ello decide salir adelante por cuenta propia para demostrar que la discapacidad no es un impedimento para crecer.

La discapacidad no es algo malo, pero sí lo es la ignorancia de aquellas personas quienes rechazan a sus prójimos con capacidades diferentes, al juzgarlos sólo por su apariencia física, pues no saben que son capaces de realizar cualquier trabajo igual o mejor que una persona “normal”.
María Angela Tah Palma, ex directora del Centro de Atención Múltiple de esta ciudad, quien padece de una discapacidad visual, lamentó que algunas personas no valoren a las personas con capacidades diferentes, ya que las juzgan y las hacen menos.
Dijo que las autoridades municipales no toman en cuenta a las personas con discapacidades para algún empleo: “No estamos pidiendo que nos regalen algo o que nos mantengan, pero sabemos que en el Ayuntamiento existen trabajos sencillos como llevar oficios en las oficinas, de diligenciero, lavar carros y otros que las personas carentes de vista bien podemos realizar, pero las autoridades no confían en nuestras capacidades para hacer estos trabajos”.
“En mi casa yo lavo los trastes, limpio, sacudo los muebles, además de salir a pagar los recibos de luz, de agua y nunca me he perdido, a pesar de que no veo, porque aprendí a valerme por mí y por supuesto que sí podemos realizar algún trabajo en el Ayuntamiento, y si nos llegaran a contratar la misma ciudadanía aplaudiría al presidente municipal que lo haga”, sostuvo.
Por falta de empleo muchos invidentes han sobresalido gracias a los oficios que aprendieron en el CAM y otro claro ejemplo es Jeremías Rodríguez, un reconocido tecladista que ameniza fiestas familiares con su música de cumbia y es contratado hasta en las comunidades para amenizar algún baile popular.