Pésima planeación de obras

 Exhiben incapacidad de Esquivel Vargas

 

Alejandro CHAN PUC

FELIPE CARRILLO PUERTO, 5 de octubre.- Comerciantes del primer cuadro de la ciudad se han visto afectados debido a los trabajos que se realizan para la construcción de guarniciones y banquetas en la zona Centro, toda vez que el Ayuntamiento

encabezado por José Esquivel Vargas habría mal planificado la obra, provocando que se derriben los avances que hasta hace un par de días se tenían.
A través de las redes sociales fue evidenciado el mal trabajo que realizaron obreros encargados de las obras que se ejecutan en el primer cuadro de la ciudad, de tal forma que las guarniciones que fueron edificadas en semanas recientes ya han sido destruidas, aparentemente por una mala planeación por parte de los responsables del proyecto.
En un recorrido por la zona se pudo confirmar que las guarniciones en la avenida Benito Juárez, entre Lázaro Cárdenas y calle 67, se habrían edificado respetando los límites antiguos, tenido un avance significativo, aunque este fin de semana los obreros se abocaron a destruir lo que ya habían realizado.
Dicha decisión fue tomada por órdenes del Ayuntamiento que encabeza José Esquivel Vargas para edificar las guarniciones y banquetas, invadiendo aproximadamente 80 centímetros a la carpeta asfáltica de la avenida Benito Juárez, que diariamente es transitada por cientos de vehículos al ser paso obligado en el primer cuadro de la ciudad.
Esta decisión obligada por una mala planeación de la obra provocará que los trabajos se concluyan en el doble del tiempo previamente programado.
De tal forma que comerciantes de la zona se verán afectados por el cierre de la circulación vehicular por más tiempo, generando pérdidas económicas en las ventas, mientras que los del sector de alimentos han visto disminuir sus ganancias debido a que los escombros y polvo han ahuyentado a la clientela por riesgos sanitarios en el manejo de alimentos.
Si bien se espera que dé una mejor imagen a la ciudad, hasta el momento el proyecto impulsado por el presidente municipal, José Esquivel Vargas, solamente ha repercutido de forma negativa en la economía de los comerciantes y automovilistas, quienes al estar cerradas las calles se ven obligados a buscar rutas alternativas que incluso duplican el recorrido para poder llegar hasta sus destinos.