Imprimir

Vigente, legado de Carrillo Puerto

 Lo recuerdan en XCV aniversario luctuoso

 

Alejandro CHAN PUC

FELIPE CARRILLO PUERTO, 3 de enero.- Con una ceremonia cívica y una ofrenda floral se llevó a cabo la conmemoración del XCV aniversario luctuoso de don Felipe Carrillo Puerto, ilustre personaje en la historia caracterizado por ser un luchador

social, defensor de los derechos indígenas y Gobernador de Yucatán de 1922 a 1924. Esta actividad contó con la escasa presencia de personajes del ámbito político y tuvo que ser rellenado con trabajadores de la Comuna.
La organización Carrilloportenses Unidos por el Desarrollo de la Zona Maya y el Ayuntamiento recordaron el cruel asesinato de don Felipe Carrillo Puerto ocurrido tras su captura en la ciudad de Mérida, Yucatán, por lo que como cada año se organizó un homenaje cívico para conmemorar su muerte que de acuerdo con los registros sucedió la madrugada del 3 de enero de 1924.
En esta ocasión se contó con la presencia de Roger Aguilar Arroyo, presidente municipal de Motul, Yucatán, tierra que vio nacer el 8 de noviembre de 1874 a quien por sus actos a favor de la casta maya recibió múltiples sobrenombres como El Apóstol de la Raza y el Dragón Rojo de los Ojos de Jade, que desde temprana edad se convirtió en un luchador social.
En su intervención, el Edil de Motul señaló la importancia de los actos que Felipe Santiago Carrillo Puerto realizó en vida. Recordó que el Apóstol de la Raza es recordado por la frase que de manera errónea fue interpretada y promovida por los historiadores “No abandonéis a mis indios”.
“Carrillo Puerto no solía hablar con expresiones en lenguaje castellano ni tampoco se refería a los mayas con palabras despectivas o denigrantes como indios, por eso estamos seguros que la conocida frase es errada y de acuerdo con las investigaciones hemos llegado a la conclusión que la última frase antes de ser fusilado fue ‘No abandonen a mi gente’”, apuntó.
Finalmente Aguilar Arroyo destacó que el Cabildo motuleño aprobó que en este municipio sea cambiada la frase con la que se recuerda al destacado periodista, defensor de los derechos indígenas y nacionalista mexicano.