Fémina denuncia secuestro y robo

Asegura que delincuentes la sorprendieron en plaza comercial

Adrián GONZALEZ CALDERON

Una mujer dijo haber sido raptada por dos delincuentes durante la mañana de ayer en la plaza comercial Las Américas, mismos que la obligaron a subir a un vehículo y la llevaron al Centro de la ciudad capital para después despojarla de dinero en efectivo y dejarla en libertad.

Al mediodía de ayer, L.P.S., de 57 años de edad, se reunió con policías estatales y judiciales en el cruce de las calles Tepezcuintle y Paloma, en el fraccionamiento Emancipación, debido a que uno de sus familiares podría encontrarse en peligro.
El quincuagenario dijo a los uniformados que su hija D.S.C., de 37 años de edad, había acudido al mencionado complejo comercial y mientras recorría las tiendas le marcó por teléfono y le pidió la clave de sus tarjetas bancarias, las cuales suele guardarle y administrarle.
L.P.S. dijo que después de revelar la información solicitada, la agraviada apagó su teléfono celular, por lo que trató de localizarla con la ayuda de su yerno, quien después de casi una hora logró conectar una llamada al aparato telefónico de su esposa, pero la voz que contestó fue la de un hombre.
Se trataba de un taxista de nombre Heriberto M.R., de 40 años de edad, quien dijo haber hallado el teléfono en la citada plaza y que desconocía la suerte de su propietaria.
Los policías estatales montaban un operativo en los alrededores, pero mientras la movilización era extendida al resto de la ciudad, llegó a la vivienda del quincuagenario la mujer desaparecida, misma que dijo haber sido víctima de dos delincuentes, quienes la tomaron por sorpresa en la Plaza Las Américas.
La fémina dijo que estos malhechores la tomaron por la espalda y la obligaron a salir del complejo. Posteriormente la dirigieron hasta un vehículo de color rojo y la obligaron a entrar y recostarse en el asiento trasero, además de que la despojaron de dinero en efectivo antes de abandonarla en la colonia Centro.
La fémina dijo que desconoce el modo en que su celular llegó a manos de un taxista y desconoció a este chofer como uno de sus atacantes, por lo que el caso quedó en manos de las autoridades de la Procuraduría General de Justiciad del Estado.