Era cómplice de Florian

SEIDO detiene a agente ministerial

 

Fernando olvera del castillo

Moisés “N”, el agente del Ministerio Público que movilizó este viernes a sus paisanos del pueblo de Caobas para protestar contra la Fiscalía General del Estado (FGE) en Chetumal, en realidad fue detenido por la Subprocuraduría

Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) cuando catearon una casa del rumano Florian “N”, alias “El Tiburón”, y le encontraron 39 carpetas de investigación de las cuales no tenía la pertenencia, es decir, no estaban a su cargo esas investigaciones.
El agente Moisés “N” fue acusado por la SEIDO de brindar protección al considerado como el jefe de la mafia rumana en la Riviera Maya desde su puesto privilegiado en la Fiscalía como agente del Ministerio Público en Cancún.
Gran sorpresa causó entre los agentes federales cuando catearon una propiedad en Cancún de “El Tiburón” y adentro estaba Moisés “N” con los 39 expedientes, por lo que fue detenido y encarcelado en el Centro de Readaptación Social (Cereso) del polo turístico.
 “Maestro Moisés, único fiscal comprometido con el pueblo”, “Moy tu familia te apoya, no estás solo”, fueron los carteles que alzaron familiares y amigos del agente relacionado con el famoso clonador de tarjetas bancarias, Florian “N”, este viernes en una marcha en las oficinas de la Fiscalía en Chetumal.
Los familiares dijeron que el agente padece de hipertensión por lo que llevó un expediente a su domicilio para trabajar por temor al covid-19.
Sin embargo, fuentes de la Fiscalía dijeron que en su expediente laboral no figura la hipertensión u otra enfermedad como antecedente de Moisés “N”.
Además, los 39 expedientes o carpetas de investigación que se llevó a una de las casas de Florian “N”, no los tenía asignados, por lo que la propia FGE colabora con la SEIDO para investigar esa enorme fuga de información.
Cabe destacar que en 2019, Moisés “N” fue detenido cuando escoltaba a un socio de “El Tiburón”, luego de un crimen en el embarcadero de Ultramar.
En mayo de 2019, un policía local fue asesinado en un embarcadero de Ultramar por dos sujetos que viajaban en un auto rojo.
Tras una búsqueda por parte de policías y agentes navales, estos detuvieron a Jesús “N”, quien se hizo pasar como policía ministerial, y al rumano Chakib “N”.
 “Motivo por el cual lo seguimos (…) deteniendo su marcha hasta la calle de Sac-Xib y Xel-Ha por lo que procedimos a pasarle inspección previa solicitud al conductor, quien se identificó como agente ministerial (de la Fiscalía) de nombre Moisés “N” y cuyo copiloto era otro agente ministerial de nombre Jesús “N”, quienes llevaban como acompañante al ciudadano Chakib “N”, presunto socio de Florian “N”, manifestando que sólo iba a cenar con sus dos amigos y escoltas de seguridad”, refiere el parte policíaco correspondiente.
Según la denuncia publicada por un medio de comunicación, en la red de protección también colabora Jonathan “N”, ex jefe de la Policía de Cancún.
 “Hemos detectado la participación de un sujeto de nombre Jesús “N”, quien en constancias que se encuentran en el Estado de Quintana Roo se demuestra que trabaja directamente con el sujeto de nombre Florian “N”; esto cobra relevancia puesto que tiene un parentesco consanguíneo con Camilo “N”, funcionario adscrito a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, por lo que es a todas luces evidente la existencia de un enorme conflicto de interés”, señala el documento.
De igual forma, dicho medio indicó que la denuncia indica que casi la totalidad de las pruebas desahogadas por la Fiscalía han sido promovidas por las supuestas víctimas y sus asesores jurídicos.
 “Con estas y otras acciones tendenciosas y sospechosas, se están vulnerando sistemáticamente los derechos humanos de quienes están al frente de instituciones de seguridad pública de los tres niveles de Gobierno”, agregó.