Trasladan a reos rijosos

 Tras gresca en cárcel de Cozumel

 

Francisco HERNANDEZ

COZUMEL, 30 de abril.- Un grupo de mujeres se reunió a las afueras de la cárcel municipal, al ser alertadas sobre el traslado de sus familiares al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal, mismos que estuvieron involucrados en un disturbio en el penal de la Isla

y en el que un hombre fue herido con un arma blanca.
De acuerdo con los comentarios de las mujeres, el traslado se realizó a las 17:00 horas de hoy, mismas que fueron alertadas de que ya los estaban cruzando hacia Calica en un transbordador de carga, por lo que de inmediato acudieron a las instalaciones del penal, localizado en la zona industrial, a fin de obtener información sobre sus familiares.
“Nosotras nos enteramos que se llevaron a nuestros familiares que son ‘los chilangos’ y ni siquiera nos avisaron que ya los trasladaron. Entonces nosotras venimos a exigir que nos  informen si se los llevaron o no, pero literalmente nos están ignorando, no nos dicen nada y quieren que nos presentemos mañana, pero mañana no trabajan”, expresó una de las mujeres que afirmó que no se movería del reclusorio hasta ser debidamente informada.
Refirió que la directora de la penitenciaría, Ana Laura Jaimes García, les había informado que se reanudarían las visitas con los internos que participaron en el disturbio en el que tres reclusos resultaron lesionados, entre éstos uno que fue apuñalado y que es conocido como “Fishito”.
Las mujeres creen que la decisión de moverlos de Cozumel a Chetumal fue ante la aparición de dos mantas, en diversas fechas, en las que lanzaban amenazas en contra de Jaimes García, para ejercer presión y se hiciera dicho traslado, en el que al parecer no sólo movieron a los “chilangos” que estuvieron en el disturbio, sino también a los demás involucrados.
Buscaron hablar con Ana Laura Jaimes García para saber lo que pasó con sus familiares, pero fueron informadas de que no se encontraba en el lugar y que regresaran el miércoles para hablar con ella. Las mujeres afirmaron que no se moverían de la cárcel hasta tener una respuesta que les indicara sobre el lugar donde están sus familiares.