Imprimir

Crean un gel a base de algas marinas

 Para curar las hernias discales

 

CIUDAD DE MEXICO, 2 de diciembre.- Una hernia discal es cuando la amortiguación entre vértebra y vértebra se desgasta, desplaza o se pinza oprimiendo los nervios por el efecto de gravedad

de las vértebras entre las que se encuentra. Se trata de una dolencia muy aguda, aunque hay diferentes tipos, según sea la lesión. En la actualidad hay multitud de tablas de ejercicios para disminuir el dolor, mejorar la situación y no perder movilidad, sin embargo, llega un punto en el que es insufrible y aquí es donde aparecen las algas marinas.
Se está llevando a cabo un interesante estudio donde se está implantando un gel de algas marinas en discos dañados de la columna vertebral. De momento solo se ha probado en animales, pero ya está empezando el estudio en humanos. Hay 40 personas dentro del ensayo y se espera que, si todo sale bien, sea una de las nuevas formas de cortar de raíz los problemas de espalda.
1 de cada 10 personas tiene dolores de espalda crónicos debido a discos desviados. Este tipo de situaciones es uno de los dolores más comunes entre los humanos, según cuenta la Sociedad Británica del Dolor. Actualmente las hernias discales se tratan con tablas de ejercicios, descanso, vida sin esfuerzo, fisioterapia, medicación, etc. En el peor de los casos está la intervención quirúrgica, pero puede que todo cambie para siempre.
Algas marinas al servicio de la salud
Los discos intervertebrales son una especie de almohadillas con las que nacemos y miden, aproximadamente 1.30 cm. Están presentes en las 24 vértebras de nuestra columna y cuando se desvían, se desgastan o se pinzan, crean un dolor inaguantable, por lo que muchas personas terminan pasando por el quirófano para solventar el problema. Esa intervención se llama cistectomía, y aunque este nuevo método es mucho más eficaz, hay que seguir pasando por el quirófano para implantarse.
La nueva técnica que han descubierto un grupo de investigadores que trabaja en el Hospital Universitario de Hokkaido (Japón). Ahí se han llevado a cabo decenas de experimento donde se ha inyectado gel purificado a base de alginato que se encuentra en las algas marinas. Este gel se endurece en menos de 5 minutos y no solo mejora el estado de salud del paciente, sino que permite la regeneración del tejido discal.
Esta regeneración celular es lo que se está estudiando, y se cree que esto sucede porque la estructura celular del gel de algas marinas es similar a la pulpa del centro de los discos intervertebrales que tenemos los humanos.
La idea es someter a los pacientes a una cirugía estándar de espalda, retirar el disco dañado y, en el hueco entre vértebra y vértebra, introducir 2 ml de este gel a base de algas marinas. Se tardan 10 minutos en hacer todo el proceso.
Las soluciones que tenemos en la actualidad, no son una solución definitiva, pero hasta ahora, se ha conseguido disminuir los dolores en 42% de los pacientes. Sin embargo, este nuevo método supone un punto de inflexión y el fin de los dolores para miles de pacientes en todo el mundo.