Kalimba plasma su sensibilidad

 En el tema “Donde guardo el corazón”

 

MEXICO, 3 de febrero.- El cantante Kalimba plasma su sensibilidad y dolor en las letras de sus canciones, como en “Donde guardo el corazón“, una balada desgarradora y profunda que lanzó a nivel nacional.


A su llegada al Teatro Helénico como invitado de la puesta en escena “La tía Mariela”, de la dramaturga yucateca Conchi León, con las actuaciones de Alejandra Ley y Monserrat Marañón, Kalimba señaló:
“Es una balada de amor y creo que hace falta que en la radio hubiera otro tipo de canciones, otros géneros y algo que nos llegue más al corazón, la escribí hace cuatro años regresando de Perú, era una carta que se convirtió en melodía y se la escribí a una chica de ´La Voz Perú´ y tener que dejarla fue doloroso”.
El miembro de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) respondió, que pareciera que los artistas no sufren por nada: “Sufrimos lo mismo que cualquier otro individuo, probablemente se vea un poco exagerado en nosotros que somos personas públicas; aunque reconozco que por estar tan expuestos y viajando de un lugar a otro, perdemos equilibrio y nos volvemos más viscerales”.
Kalimba reiteró que sus tres grandes dolores en la vida han sido la separación de sus padres, el no tener más tiempo para sus hijos y las pérdidas amorosas: “Pero he aprendido mucho de mis hijos, hoy por hoy puedo decirte que primero soy papá que artista, soy primero papá y después hombre, primero papá y después hijo y claro que busco el tiempo para estar en familia”.
Por último, el ex integrante de OV7 indicó que todo el dolor o angustia que pudiera tener en la vida, lo externa y expulsa en el escenario y a través de la música.
”Suelto mi corazón, lo suelto en letras y claro que dejaré huella en la historia musical, es muy prematuro afirmarlo, pero he alternado con muchos colegas y he experimentado con todos los géneros musicales y siempre doy lo mejor y soy disciplinado y entregado, así que tengo el deseo de hacer historia”, finalizó.