Paciencia, la fórmula de Roberto Carlos

Asegura que parte de su talento es esa cualidad

CIUDAD DE MEXICO, 21 de septiembre.- Las composiciones que han hecho a Roberto Carlos dueño de un romanticismo en la música en español hace 50 años salen de un sentimiento, sin pensarlo.

En su visita a México, el brasileño afirma que gran parte de su talento es porque se considera una persona paciente. “Hay mucho trabajo, esfuerzo, atención, paciencia; a veces digo que lo que se sabe hacer con paciencia se hace mejor. A veces me quedo dos semanas en una frase y digo ‘caramba’, a veces no me satisface y entonces cambio el verso para lo que quiero decir con una frase mejor que la que estaba diciendo”, confió durante una conferencia de prensa.
Para él México es un país que ama y de estos años cantando en castellano uno de sus recuerdos más gratos es la primera vez que pisó tierras mexicanas; ahora lo hace de nuevo con una gira de celebración de cinco décadas en la que se presentará el sábado en la Arena Ciudad de México con las grandes canciones que su público quiere escuchar. Al ser tan reciente la muerte de Juan Gabriel, Roberto Carlos se pronunció ante el hecho como una gran tristeza.
“Es un gran artista que va a quedar siempre en nuestra memoria y los recuerdos. Un gran artista que conquistó y emocionó a todo el público todo este tiempo, lo que hizo siempre fue maravilloso; trabajaba con el corazón y eso es muy triste que haya sucedido, lo vamos a recordar con mucha emoción”, apuntó.
Pese a que nunca hicieron nada juntos, pese al deseo de El Divo de Juárez de incluirlo en el proyecto de “Los Duo”, el brasileño no encuentra la razón por la que no sucedió.
Sin embargo, a finales de los noventas el intérprete de “Detalles” también puso en su voz el tema “Se me olvidó otra vez”. “No pienso nada de eso, absolutamente nada”, expresó ante el cuestionamiento sobre su propia muerte.
Roberto Carlos tiene en cuenta que morirá en el escenario tanto que, a sus 75 años, no lo ha tomado en cuenta y sigue trabajando. Es por ello que cumplió uno de sus sueños al grabar en los emblemáticos estudios Abbey Road, en Londres, su Primera Fila, en el que al principio estaba nervioso y hasta preocupado por dar nuevos arreglos a sus canciones, aunque luego supo que eso era lo correcto.
“Luego me acostumbré a aquellas emociones de estar donde grabaron The Beatles. Yo escucho todo tipo de música y trato de estar actualizado; no imaginaba cómo serían otros arreglos diferentes a los originales y en el primer momento me quedé preocupado. Cuando empezamos ensayar me calmé y sentí que podía hacer algo diferente”.
“Tenemos que dar a las canciones lo que ellas piden, determinados arreglos y respetar lo que dice la canción. Por eso estaba preocupado pero ocurrió como en ‘Detalles’, hice un esfuerzo para no llorar porque las cuerdas me emocionaron mucho, la forma en la que fue ejecutada”, agregó del material en donde Marco Antonio Solís fue invitado.
Una de las cosas que el cantante acepta con toda naturalidad es las supersticiones que tiene sobre algunas cosas. “Durante mucho tiempo pensé que era supersticioso, un día descubrí porque mi hijo me mostró un periódico que había un trastorno obsesivo-compulsivo; ahí pensé ‘no soy supersticioso, tengo Toc’. Casi siempre visto de azul o de blanco, pocas veces visto de otro color, me gusta salir por la misma puerta que entro; a veces no es posible por ejemplo, en el aeropuerto y ¿qué se le va a hacer?
“El Toc es un problema delicado para quien lo tiene, yo estoy bastante mejor porque hice terapia un tiempo, no estoy haciendo más pero pienso que debo empezar unas sesiones. He mejorado bastante”, expresó.