Contundente.

Así fue el Gobernador Carlos Joaquín González al advertir a quienes pretendan desestabilizar a las instituciones,

generar pánico y destruir lo que se ha construido con el esfuerzo de todas y todos que: ¡Aquí no se los vamos a permitir!
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo, acompañado del comandante de la Guarnición Militar de Cancún, Héctor Ortiz Caletty, encabezó la ceremonia de Destrucción de Armamento organizada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de las comandancias de la X Región Militar y la 34ª Zona Militar, y fue ahí donde expresó que desde el primer día de su administración puso muy en claro que en Quintana Roo no hay espacio para las y los delincuentes, y que de la mano de los tres órdenes de Gobierno, se haría todo lo necesario para combatirlos.
En este sentido, el mandatario, al tiempo que sostuvo que la labor de la Sedena en el decomiso de armas y su posterior destrucción representa un paso muy importante para pacificar el país y al Estado ante criminales que destruyen vidas, corroen la esencia de las familias y modifican la cultura y tradición de un pueblo que quiere vivir en paz, señaló que también es una muestra del compromiso de las instituciones de seguridad, tanto federales como locales, para seguir haciéndole frente a la delincuencia en cualquiera de sus modalidades.
Al respecto, cabe señalar que en total se destruyeron 337 armas, 14 mil 347 cartuchos y 424 cargadores de diversos calibres, los cuales fueron asegurados por diferentes autoridades gracias a la cooperación y coordinación interinstitucional que existe en la entidad, a fin de desplegar operativos de forma permanente con estricto apego a las normas establecidas, así como un pleno respeto a los derechos humanos.
Con base en lo anterior, no queda más que reconocer, como bien lo hizo el Gobernador, la incansable labor de las fuerzas del orden por acabar con el peligro que representaban estas armas y, con ello, dar una muestra clara del esfuerzo conjunto que día a día se realiza para recuperar la paz y tranquilidad de las y los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?