Objetivo.

Así fue el Gobernador Carlos Joaquín González al señalar que la educación es el instrumento más poderoso

para cambiar un país, por lo que se requiere seguir invirtiendo para fortalecerla y, con ello, poder heredar a las nuevas generaciones de quintanarroenses un Estado y una sociedad más solidaria y participativa.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo encabezó la ceremonia de entrega de vehículos con motivo del “Día del Maestro 2022”, a docentes afiliados a los sindicatos de Educación Básica y Media Superior de la entidad como un reconocimiento a su labor, su perseverancia y su dedicación, siendo que fue la propia titular de la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ), Ana Isabel Vásquez Jiménez, quien explicó que de esta forma se distingue a todos los trabajadores de la educación, tanto a los que están en el salón de clases como a quienes provocan que la magia de la enseñanza suceda desde otras trincheras.
En este sentido, la antes citada dijo que ser trabajador de la educación representa un compromiso con la persona y el hacer las cosas bien, algo que las y los maestros han logrado durante los últimos años, permitiendo que las niñas, niños y jóvenes quintanarroenses, aún en circunstancias tan complejas como lo fue la pandemia provocada por el coronavirus (covid-19), pudieran continuar con su educación.
Al respecto, la titular de la SEQ agradeció al mandatario por el decidido apoyo brindado durante estos seis años al sector que representa, al igual que a las trabajadoras y trabajadores del magisterio, por hacer posible que hoy se tenga una educación de calidad en todos los niveles del Estado.
Con base en lo anterior, no queda más resaltar los grandes esfuerzos que el Gobernador ha encabezado a lo largo de lo que va de su gestión, siempre de la mano de los docentes y de los padres de familia, a fin de que, como fue su compromiso, ningún alumno o alumna se quedara sin estudiar, algo que, al día de hoy, y así hay que decirlo ante los hechos que están a la vista, es uno de esos logros que, definitivamente, no pueden menos que reconocerse.
¿No lo cree así, amable lector?