Claro.

Así fue el Gobernador Carlos Joaquín González al anunciar ayer que el uso del cubrebocas en Quintana Roo

será voluntario, gracias a la estabilidad sanitaria que se mantiene en la entidad ante el coronavirus (covid-19), misma que se refleja en el semáforo verde que ha prevalecido a lo largo de los últimos meses.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo, al tiempo que indicó que con este hecho Quintana Roo se une a lo que ha ocurrido en otros países como Estados Unidos, España, Alemania, Francia, Italia, Argentina, Chile, Israel, Dinamarca y los Países Bajos, hizo hincapié en que, desde el Gobierno del Estado, de manera preventiva, se continuarán revisando las tendencias de contagio y de hospitalización, precisando que, si en algún momento, por alguna circunstancia o por las condiciones epidemiológicas, se requiere aplicar nuevamente el cubrebocas como medida sanitaria, se informará en tiempo y forma a toda la población.
En este sentido, el mandatario señaló que el camino ante el embate de la enfermedad ha sido largo, pero fueron muchos los momentos en que juntos, como sociedad y Gobierno, pudimos llegar a buen puerto, destacando que el actual contexto sanitario, si bien ofrece certeza en cuanto al comportamiento del virus, con más de 5 semanas sin defunciones y un promedio de menos de 20 contagios por día, es recomendable que aquellas personas que presentan algún tipo de comorbilidad como diabetes, hipertensión u obesidad, continúen usando el cubrebocas cuando no tengan los espacios suficientes para mantener la sana distancia.
Al respecto, Joaquín González explicó que también se recomienda el uso del cubrebocas en el transporte público, en espacios pocos ventilados y donde haya aglomeraciones, además de que es preferible que el personal de servicios como meseros, cajeros y de salud, continúen utilizándolo durante el tiempo de sus jornadas laborales.
Con base en lo anterior, y como bien lo hizo el Gobernador, no queda más que subrayar la importancia de esta decisión producto del buen manejo que se ha dado a la pandemia y de la seriedad con que actuó la sociedad en los momentos más críticos de la misma, contribuyendo así a la recuperación gradual, ordenada y responsable que hoy está observando la economía estatal.
¿No lo cree así, amable lector?