Notables.

Así son los esfuerzos que se están realizando para mantener las playas del Caribe mexicano libres de sargazo,

en la antesala de la que se espera sea una de las mejores temporadas vacacionales de los últimos años, luego de la parte más álgida de la pandemia provocada por el coronavirus (covid-19).
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, hasta el momento se han instalado un total de 500 metros de barreras de contención en Mahahual, así dos mil 700 en Playa del Carmen, lo cual se suma al esfuerzo colectivo que lleva a cabo la sociedad civil y la iniciativa privada para labores de recolección y de limpieza de playas, siendo que en el llamado “corazón” de la Riviera Maya, con el apoyo del Ayuntamiento de Solidaridad, más de 200 trabajadores de Servicios Públicos Municipales se han incorporado a las brigadas de la Dirección de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) e, incluso, este martes por la mañana, se observó el trabajo de volquetes y tractocamiones.
En este sentido, cabe señalar que el pasado fin de semana, en Playa del Carmen, se recolectaron 3 mil 300 toneladas de sargazo y que, de igual forma, inició la instalación de los primeros 100 metros de barreras de contención en Puerto Morelos, en donde se espera poder continuar con estas labores en muelles o lugares aledaños una vez que mejoren las condiciones del clima.
Al respecto, no se puede perder de vista que la estrategia de atención al sargazo contempla la operación, por parte de la Secretaría de Marina, de lanchas y buques sargaceros para levantarlo en el mar, y es así como en Mahahual ya están listas para zarpar seis de estas embarcaciones que atenderán los puntos con mayor afectación, esto sin contar con que, adicionalmente, se le ha dado mantenimiento mayor de cuatro vehículos tractores con barredoras, cuya entrega está programada para la segunda semana de abril en los municipios de Isla Mujeres, Puerto Morelos, Tulum y Othón P. Blanco.
Con base en lo anterior, no queda más que hacer eco del llamado que han hecho las autoridades, a fin de que todas y todos, como sucede con un huracán, se sumen a la tarea de evitar que se ensucien las playas, hoy por hoy, no sólo el principal atractivo de Quintana Roo, sino la fuente de ingresos de las miles de familias que dependen del turismo.
¿No lo cree así, amable lector?