Imprimir

Versatilidad.

La del Caribe mexicano como un destino ideal y en franca recuperación, es la que se pondrá de manifiesto durante la próxima temporada

vacacional de Semana Santa con el arribo de más de un millón 170 mil turistas, 36.6 por ciento más que en 2021, mismos que dejarían una derrama económica de 972 millones de dólares, es decir, 67 por ciento más en comparación con el mismo lapso del año pasado.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, de acuerdo con datos de la Secretaría Estatal de Turismo (Sedetur), la belleza del Caribe mexicano ubica a Quintana Roo en el Top 5 de los destinos favoritos que visitan los turistas, y es así como la entidad se prepara para una de las temporadas vacacionales más importantes del año, la cual no sólo ha levantado buenas expectativas, sino que permitirá la totalidad de la reactivación económica de la llamada “industria sin chimeneas”.
En este sentido, no se puede perder de vista que el Gobernador Carlos Joaquín González ha dispuesto una serie de medidas para que esta temporada transcurra de la mejor manera y los visitantes tengan una placentera estancia, tanto en materia de salud como de seguridad, siendo la más novedosa la campaña de sensibilización “Se parte de la solución”, la cual arrancó el pasado viernes en aeropuertos y puntos turísticos de la entidad con el objetivo de generar conciencia entre los viajeros sobre el marco legal al que están sujetos en el Estado de Quintana Roo.
Al respecto, el titular de la Sedetur, Bernardo Cueto Riestra, dio a conocer que continúa el impulso a la diversificación en la oferta turística, de modo que se proyecta que el destino con mayor afluencia sea la Riviera Maya con un incremento del 69.2 por ciento, equivalente a 543 mil 956 turistas; el segundo sería Cancún con más de 349 mil, subrayando que los destinos emergentes de la Zona Sur también reflejarán un incremento, como es el caso de Bacalar con más del 50 por ciento.
Con base en lo anterior, y dados los esfuerzos que se están haciendo para afianzar el liderazgo del Estado en el mapa turístico mundial, no queda más que esperar que la temporada vacacional de Semana Santa rebase todos los pronósticos y transcurra sin mayores contratiempos.
¿No lo cree así, amable lector?