Claro.

Así fue el Gobernador Carlos Joaquín González al señalar que la gobernanza democrática y el empoderamiento

ciudadano son elementos integrales para el logro del desarrollo sostenible, la seguridad y la paz duradera.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo, al atestiguar la firma del Acuerdo por la Integridad Electoral que busca unir esfuerzos que permitan hacer de las elecciones íntegras el estándar cotidiano de los procesos comiciales, sostuvo que el mismo representa el paso hacia un mañana más próspero, más justo, más igualitario, más participativo, más solidario y más incluyente.
En este sentido, y ante la presencia del titular del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, y del magistrado presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Reyes Rodríguez Mondragón, el mandatario, al tiempo que hizo notar que el Quintana Roo al que hoy aspiramos no se hace con brechas ni con divisiones ni agresiones, sino desde un solo espacio político, expresó que entre todas y todos se debe seguir trabajando y avanzando para resolver los problemas existentes y las necesidades comunes, sin importar que hoy gobierne uno y mañana sea otro, ya que eso lo debe decidir la gente.
Al respecto, Córdova Vianello, luego de agradecer a Joaquín González, a los representantes del Congreso, a los tribunales electorales y a los partidos políticos, por su disposición para participar en la suscripción de este acuerdo con miras a los comicios de este año, señaló que el adecuado desarrollo de una contienda electoral también requiere que los contendientes respeten las reglas del juego, que la sociedad se informe, que participe y que los medios de comunicación cubran con equidad y profesionalismo las campañas, poniendo especial énfasis en la necesidad de que las instituciones responsables de la seguridad garanticen condiciones de paz pública para que cada votante pueda ejercer su sufragio y regresar a su casa con tranquilidad.
Con base en lo anterior, no queda más que resaltar la importancia de este acuerdo que, sin lugar a dudas, será de gran utilidad para afianzar a Quintana Roo como un Estado en donde la libertad, la pluralidad y la democracia, son una realidad.
¿No lo cree así, amable lector?