Franca.

Y en toda la extensión de la palabra, fue la titular de la Secretaría Estatal de Salud (Sesa), Alejandra Aguirre Crespo, al reiterar que el avance que hoy presenta Quintana Roo en el proceso de vacunación contra el coronavirus

(covid-19), de ninguna manera debe dar pie a excesos de confianza entre la población, menos aún cuando la pandemia no ha terminado y la posibilidad de enfermarse sigue al acecho.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, la antes citada precisó que en la entidad, de enero al corte de las 13:00 horas de este martes, un total de 570 mil 965 personas ya cuenta con su esquema completo de inoculación contra dicho mal en los diversos rangos de edad, siendo que del millón 584 mil 547 dosis aplicadas del esquema de dos dosis, un millón 013 mil 582 corresponden a la primera, y 537 mil 441 a la segunda, en tanto que 33 mil 524 son las denominadas como unidosis.

En este sentido, la funcionaria detalló que en personal de salud se aplicaron 35 mil 302 dosis, en mayores de 60 años, 203 mil 292; en los de 50 a 59, 248 mil 305, y en los de 40 a 49, un total de 350 mil 396, resaltando que en las personas de 30 a 39 el acumulado de biológicos es de 337 mil 875, en los de 18 a 29 de 369 mil 023, en embarazadas de 6 mil 394, en personal del sistema educativo de 30 mil 256, y en el de las Brigadas Correcaminos del Gobierno de México, voluntarios y otros grupos, de 3 mil 704.

Al respecto, la titular de la Sesa insistió en que la población continúe implementando y promoviendo las medidas de prevención contra el coronavirus, llámese el lavado constante de manos, el uso correcto de cubrebocas y de gel antibacterial, así como el guardar la sana distancia para evitar aglomeraciones, en aras de disminuir el riesgo de contagio y, con ello, evitar que más personas se enfermen e, incluso, pierdan la vida.

Con base en lo anterior, no queda más que resaltar lo afirmado por Aguirre Crespo en cuanto que, pese a que hoy todo el Estado está en semáforo amarillo, las y los quintanarroenses no bajen la guardia para continuar avanzando en el cuidado de la salud y en la recuperación de las actividades económicas de la entidad.

¿No lo cree así, amable lector?