Imprimir

Concretas.

Así son las acciones que en los primeros 5 años de su administración ha emprendido el Gobernador Carlos Joaquín González, a fin de disminuir las desigualdades y, con ello, propiciar que la gente tenga

más y mejores oportunidades para vivir mejor.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo giró instrucciones para poner en marcha el Programa de Dignificación de Localidades, el cual incluye calles pavimentadas, mejoramiento del alumbrado público, aceras y guarniciones, espacios deportivos y centros comunitarios, y es así como, a la fecha, se han atendido 91 asentamientos rurales y urbanos de Bacalar, Lázaro Cárdenas, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Tulum y Othón P. Blanco, con una inversión global de más de 547 millones de pesos.

En este sentido, no se puede perder de vista que tan sólo el año pasado se realizaron obras de dignificación en 21 comunidades de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Lázaro Cárdenas y Othón P. Blanco, con un monto de recursos superior a los 55 millones de pesos, siendo que, además, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), a cargo de Rocío Moreno Mendoza, se instalaron más de 13 mil 300 estufas ecológicas ahorradoras de leña en 181 localidades y se construyeron más de 3 mil pisos firmes de concreto en otras 103, lo cual, indudablemente, mejoró la calidad y los espacios para vivienda de decenas de familias.

Al respecto, tampoco se puede soslayar que durante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus (covid-19), y a fin de que la gente se quedara en casa, el Gobierno de Joaquín González distribuyó más de un millón de apoyos alimentarios a los hogares más necesitados, destacando que, en apoyo a la economía social y solidaria, también se dio capacitación a dos mil 117 mujeres permacultoras y se entregaron 5 mil 851 títulos de propiedad a familias que tenían de 15 a 20 años tramitándolos.

Con base en lo anterior, y ante los hechos que están a la vista, no queda más que reconocer la entera sensibilidad del Gobernador para acabar de una vez por todas con el abandono que prevaleció durante varios años en las comunidades rurales y, en consecuencia, otorgar a sus habitantes mejores condiciones para salir adelante.

¿No lo cree así, amable lector?