Sustentabilidad.

La que desde el inicio de su gestión ha ponderado el Gobernador Carlos Joaquín González, es la que se está cristalizando a través de los Programas Municipales

de Ordenamiento Territorial, Ecológico y Desarrollo Urbano (PMOTEDU), con los cuales se espera abarcar una superficie de más de dos millones 938 mil hectáreas, es decir, el 94% de lo proyectado por la actual administración.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue el propio jefe del Ejecutivo quien indicó que, de acuerdo con la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), a cargo de Efraín Villanueva Arcos, dichos programas están permitiendo identificar las áreas en las cuales se pueden desarrollar actividades adecuadas y compatibles con el tipo de suelo, a fin de tener un crecimiento ordenado y responsable, destacando que, además de la dependencia ya referida, también se está trabajando coordinadamente con los municipios, a través de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus), al mando de Carlos Ríos Castellanos.

En este sentido, el mandatario expuso que a estas acciones se han incorporado instancias del Gobierno de México como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (Conanp), en aras de que, en lo que resta del presente año, se logre consolidar el ordenamiento de las más de dos millones 938 mil hectáreas arriba mencionadas, iniciando con el PMOTEDU de Lázaro Cárdenas.

Al respecto, cabe señalar que, en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, Othón P. Blanco, Bacalar y José María Morelos, a la fecha se tiene un avance físico promedio de 90% o más en los trabajos de ordenamiento territorial, siendo que, en Benito Juárez, donde la meta es de 201 mil 952.60 hectáreas en beneficio de 743 mil 626 habitantes, este es del 30%.

Con base en lo anterior, no queda más que resaltar la importancia de estas acciones encabezadas por el Gobernador, las cuales, sin lugar a dudas, y así hay que decirlo, no sólo permitirán regular y encauzar de forma adecuada el acelerado crecimiento de la entidad, sino que también garantizarán el cuidado y conservación de su inigualable riqueza natural en beneficio de las y los quintanarroenses.

¿No lo cree así, amable lector?