Propósito.


El del titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y presidente del Consejo de la Judicatura del Estado, José Antonio León Ruiz, de consolidar una justicia más humana y cercana a la gente, es el que se puso de manifiesto ayer al emitirse el

Reglamento para la No Discriminación de las Personas con Discapacidad y anunciarse la creación del Juzgado Segundo Civil de Primera Instancia en el municipio de Solidaridad.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, con estas acciones, el Poder Judicial del Estado cumple con lo dispuesto por el Programa para la Impartición de Justicia 2017-2022, el cual se orienta a implementar acciones para la modernización de su andamiaje normativo e institucional en materia de transparencia y rendición de cuentas, siendo que, en este tenor también se establecieron los criterios para el tratamiento de las denuncias y quejas, en aras de optimizar su atención para eficientar el servicio que se brinda a la población
En este sentido, no se puede soslayar que los lineamientos del reglamento ya citado son de observancia obligatoria para las y los servidores públicos del Poder Judicial en todo el Estado y tienen por objeto establecer las condiciones en las que se promoverán y protegerán los derechos humanos de las personas con discapacidad, así como de los trabajadores en igualdad real de oportunidades y de trato, para prevenir y eliminar toda forma de discriminación en su detrimento al interior de la institución.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que el Consejo de la Judicatura del Estado estimó necesaria la creación de otro Juzgado Civil de Primera Instancia en el Distrito Judicial de Solidaridad en atención al incremento considerable de los asuntos jurisdiccionales y con la finalidad de lograr una mejor distribución de estos y así evitar un posible rezago de los mismos, atendiendo al parámetro actual de la necesidad de mejorar sustancialmente la operatividad en esta materia.
Con base en lo anterior, no queda más que resaltar las acciones emprendidas por León Ruiz, en aras de que el Poder Judicial se mantenga por la senda de la modernización constante para así responder puntualmente a los retos que impone la nueva normalidad, anteponiendo ante todo el beneficio de los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?