Implacable.


Así fue la Fiscalía General del Estado (FGE) al rescatar en menos de 24 horas a 21 mujeres que eran víctimas de explotación sexual, durante sendos cateos a inmuebles ubicados en Benito Juárez y en Solidaridad, los cuales dieron como

resultado la detención de 13 personas, quienes aparentemente son integrantes de una bien estructurada red de prostitución.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue el propio titular de la dependencia, Oscar Montes de Oca Rosales, quien señaló que dichos operativos fueron producto de un intenso trabajo de investigación que realizó la Policía Cibernética de la FGE, cuyos efectivos detectaron en las redes sociales un anuncio publicitario relacionado con prácticas sexuales, por lo que se dieron a la tarea de iniciar las carpetas de investigación correspondientes, siendo que, de acuerdo con los informes de gabinete y campo que se obtuvieron, se pudieron ubicar los establecimientos donde se ejercían éstas actividades.
En este sentido, el Abogado del Estado, como lo dimos a conocer con oportunidad a través de nuestras páginas, confirmó que agentes adscritos a la Fiscalía Especializada de Investigación de Trata de Personas cumplimentaron una orden de cateo a un inmueble ubicado en la Quinta Avenida de la cabecera municipal de Solidaridad, en donde, al tiempo que se detuvo a 9 personas, se logró rescatar a 14 féminas que eran obligadas a prostituirse.  
Al respecto, el funcionario expuso que en el segundo establecimiento, ubicado en el Bulevar Kukulcán, en la cabecera municipal de Benito Juárez, los agentes ministeriales, ante el mandato girado por un juez de Control, cumplimentaron otra orden de cateo donde se logró rescatar a siete víctimas de explotación sexual, de procedencia extranjera, así como la detención de cuatro personas.
Con base en lo anterior, y ante la contundencia de estas acciones, no queda más que resaltar lo afirmado por Montes de Oca Rosales en cuanto al firme compromiso de quienes integran la Fiscalía General del Estado, de no bajar la guardia en el combate frontal a cualquier conducta ilícita, a través de la identificación, localización, persecución y captura de quienes violenten la Ley, principalmente de aquellos que atenten contra la dignidad y la integridad de las mujeres.
¿No lo cree así, amable lector?