Decisión.


La del Gobernador Carlos Joaquín González de mantenerse cerca de las familias que resultaron damnificadas por la tormenta tropical “Cristóbal”, a fin de escuchar sus inquietudes y brindar atención inmediata a sus necesidades más apremiantes,

es la que ayer se puso de manifiesto durante un recorrido que realizó por las comunidades bacalarenses de Chacchoben, Lázaro Cárdenas y Miguel Hidalgo, hoy por hoy, de las más afectadas por las inundaciones y los escurrimientos de agua que dejó tras de sí dicho fenómeno hidrometeorológico.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo explicó que ya son casi 80 los poblados que se inundaron tanto en Othón P. Blanco como en Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, y es así como con el apoyo del Ejército, la Marina, Protección Civil, el Sistema DIF Quintana Roo y la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Rural (Sedarpe), entre otras instancias, se han distribuido más de ocho mil despensas, casi tres toneladas de carne, más de una de frijol, cinco mil litros de agua potable y diversos insumos para que seis mil 700 familias puedan salir adelante de esta situación.
En este tenor, y cumpliendo con las medidas de prevención y distanciamiento social para evitar contagios por coronavirus (covid-19), el mandatario se reunió con los afectados en los domos deportivos de cada una de las citadas comunidades, a fin de refrendarles su compromiso de continuar apoyándolos para que no les falte lo indispensable mientras pueden volver a la normalidad, una vez que el agua comience a bajar y se reparen los daños que se registraron en la infraestructura urbana, carretera, de vivienda y demás.
Al respecto, Joaquín González, quien atestiguó la entrega de más apoyos alimentarios, colchonetas y paquetes de ropa donados por los Gobiernos de Querétaro y Tamaulipas, también supervisó las unidades médicas para constatar las condiciones en que se encuentran, el equipamiento y el inventario de medicamentos para atender la salud de la gente.
Con base en lo anterior, no queda más que subrayar la sensibilidad y el alto sentido de responsabilidad que ha mostrado el Gobernador para actuar con prontitud ante esta contingencia, pero sobre todo, para tender la mano a quienes, lamentablemente, hoy están padeciendo por los caprichos de la Naturaleza.
¿No lo cree así, amable lector?