Fructífera.


Así fue la videoconferencia que sostuvo ayer el Gobernador Carlos Joaquín González con directivos y socios de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), en la que, luego de analizar el panorama económico que atraviesan el país y el

Estado ante la contingencia provocada por el coronavirus (covid-19), coincidieron en la importancia de la actividad como detonadora de la reactivación productiva y la generación de empleos.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo, al tiempo que expuso las acciones que ha realizado su administración para salvar vidas, apoyar a las familias en crisis, proteger el empleo y reactivar la economía local de forma gradual, ordenada y responsable, sostuvo que es fundamental que los empresarios del sector inmobiliario mantengan su confianza en el Estado, a fin de que echen a andar sus diversos proyectos y cumplan con las normas establecidas, principalmente en materia ambiental, comprometiéndose a apoyarlos garantizando las condiciones necesarias que permitan otorgar total certeza a sus inversiones.
En este sentido, fue el presidente nacional de la ADI, Enrique Téllez Kuenzler, quien agradeció al mandatario su entera disposición para explicar a los socios de este organismo la situación real que atraviesa la entidad y éstos, a su vez, puedan presentar propuestas que contribuyan a la recuperación paulatina de la economía estatal.
Al respecto, no se puede perder de vista que tan sólo el año pasado, el sector inmobiliario generó más de 80 mil fuentes de trabajo en el Estado, de las cuales 39 mil fueron formales y 41 mil informales, siendo que, de acuerdo con lo expresado por el propio Téllez Kuenzler, en lo que resta del 2020 los desarrolladoes estiman consolidar inversiones por encima de los mil 800 millones de dólares.
Con base en lo anterior, justo es reconocer el marcado interés del Gobernador de continuar trabajando de la mano con la ADI, a fin de que Quintana Roo se mantenga como una entidad prioritaria para la actividad inmobiliaria y, con ello, se puedan generar más empleos que permitan abonar a la pronta recuperación de la economía y, en consecuencia, esto se refleje en mayores beneficios para la gente.
¿No lo cree así, amable lector?