Merecido.


Y en toda la extensión de la palabra, fue el reconocimiento que hizo ayer el titular de la Dirección General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Ricardo Ahued Bardahuil, al senador de la República por Quintana Roo,

José Luis Pech Várguez, al oficializarse la apertura definitiva del puente internacional de Santa Elena, en la frontera con Belice.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el funcionario federal,  a nombre de la titular del SAT, Margarita Ríos-Farjat, destacó la efectiva actuación del legislador chetumaleño, quien realizó las gestiones necesarias para la reapertura de este cruce, el cual fue cerrado a la circulación de vehículos desde el pasado 15 de mayo de 2013 tras la apertura del puente Chactemal, condenando a los habitantes de Subteniente López a una severa crisis económica que acabó convirtiendo a la localidad en un verdadero “pueblo fantasma”.
En este tenor, Ahued Bardahuil, quien estuvo acompañado del titular de la Administración Central de Operación Aduanera, Juan Ramón Alcalá Pignol, al tiempo que destacó que la reapertura y operación del que llamó “puente viejo”, permitirá establecer las condiciones para que dicho poblado othonense recupere su capacidad económica, dependiente en 100% del flujo de viajeros y de compradores que acuden a la Zona Libre de Corozal en el vecino país centroamericano, destacó la voluntad y disposición de Margarita Ríos-Farjat y del propio Alcalá Pignol, quienes con sus amplios conocimientos sobre el tema y su sensibilidad, facilitaron las gestiones del integrante del grupo parlamentario de Morena en la Cámara Alta.
Al respecto, Pech Várguez agradeció el apoyo de las autoridades para atender la petición de los habitantes de Subteniente López y dejó en claro que de esta forma, el Gobierno de la República le cumple a Quintana Roo, ya que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no quiere pueblos muertos, quiere pueblos en donde exista esperanza para los jóvenes y para todos los que los habitan.
Con base en lo anterior, y dado que a partir de ayer, el puente de Santa Elena permanecerá abierto en ambos sentidos de las 08:00 hasta las 00:00 horas, con la atención de servicios migratorios y aduanales los 365 días del año, no queda más que resaltar la capacidad y el oficio político de Pech Várguez para cristalizar esta añeja y sentida demanda.
¿No lo cree así, amable lector?