Beneficios.

 


Son los que, sin lugar a dudas, traerá consigo la firme decisión del Gobernador Carlos Joaquín González de impulsar la adopción, por primera vez en la historia de Quintana Roo, de un modelo económico circular, el cual está basado en que los recursos se empleen de una

manera más sostenible y eficiente dando lugar a una economía más competitiva, baja en carbono y que genere más y mejores oportunidades para la población.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene en sus manos, el Congreso del Estado aprobó a iniciativa del jefe del Ejecutivo la Ley para la Prevención, Gestión Integral y Economía Circular de los Residuos, la cual busca reducir la generación de desechos adoptando medidas de recuperación y retorno de los mismos a la industria para su reciclaje y remanufacturación como materia prima secundaria, lo cual, además de promover la obtención y uso sostenible y eficiente de los recursos naturales, evitará al máximo posible su degradación.
En este sentido, no se puede perder de vista que la economía circular no solo tiene beneficios ambientales, sino también económicos, ya que plantea la importancia de desarrollar productos elaborados con materiales innovadores, duraderos, más fáciles de reparar y también de actualizar, contribuyendo así a la conservación del capital natural evitando más daños a la biodiversidad, contrarestando la contaminación del aire, el suelo o el agua, y poniendo especial énfasis en la lucha contra el cambio climático.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que la propuesta del mandatario se consultó en seis foros ciudadanos en los que participaron profesionales y especialistas en el tema ambiental, tomando el ejemplo de la Comisión Europea que, en el 2015, adoptó un plan de acción para contribuir a acelerar la transición hacia una economía circular con 54 medidas para cerrar el ciclo de vida de los productos, privilegiando el consumo de materias primas alternativas.
Con base en lo anterior, no queda más que resaltar la importancia de esta norma que, indudablemente,  permitirá apuntalar los esfuerzos que desde el inicio de su administración ha encabezado el Gobernador para consolidar un desarrollo enteramente sustentable que permita, ante todo, preservar la innigualable riqueza natural de Quintana Roo.
¿No lo cree así, amable lector?