Propuestas.

 


Son las que, sin lugar a dudas, deberán prevalecer, por encima de cualquier circunstancia, durante las campañas de los 188 candidatos que buscarán convencer a los quintanarroenses para ocupar un escaño en la que será la XVI Legislatura

del Congreso del Estado.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, a partir del primer miunuto de hoy, 85 hombres y 103 mujeres iniciaron con la búsqueda del voto ciudadano, a fin de obtener una de las 15 diputaciones locales de mayoría relativa que estarán en juego en los comicios del próximo dos de junio, siendo que, por primera vez en la historia de la entidad, la competencia incluirá también a tres candidatos independientes, quienes con base en lo dispuesto por la Ley lograron el respaldo suficiente para que sus nombres aparezcan en las boletas y puedan aspirar a obtener un espacio de representación popular.
En este sentido, no se puede perder de vista que fue el propio consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, quien en su reciente visita a Quintana Roo sostuvo que las condiciones en el Estado son propicias para la realización de una jornada electoral ejemplar, con resultados transparentes y con una copiosa participación en la urnas, y es así como el órgano colegiado que encabeza, en su calidad de árbitro de la contienda, estará muy atento para que no ocurra ningún acto que contravenga lo dispuesto en las normas establecidas o atente contra el derecho de los ciudadanos a ejercer su sufragio.
Al respecto, no se puede perder de vista que las autoridades a nivel local, llámese el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) y el Tribunal Electoral del Estado (Teqroo), también han mostrado su entera disposición para garantizar que todos los partidos políticos y sus candidatos dispongan de la equidad necesaria para realizar sus labores proselitistas sin mayores contratiempos.
Con base en lo anterior, no queda más que esperar que las campañas políticas que iniciaron hoy, ante todo, abonen al clima de estabilidad y paz social que impera en el Estado y, en consecuencia, permitan que los quintanarroenses, el próximo dos de junio, de manera enteramente libre y democrática, tomen la decisión que mejor les convenga.
¿No lo cree así, amable lector?