Realidad.


La de que hoy en Quintana Roo las cosas han cambiado, y es así como los recursos públicos se ejercen con transparencia, responsabilidad y eficiencia en beneficio de los ciudadanos, es la quedó de manifiesto ayer al confirmarse que

en los últimos dos años, casi tres mil personas han vigilado las obras que la administración del Gobernador Carlos Joaquín González ha realizado en las comunidades rurales.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue el titular de la Secretaría de la Contraloría del Estado (Secoes), Rafael del Pozo Dergal, quien informó que en el lapso ya citado se capacitó a dos mil 903 personas para integrar 444 comités de contraloría social, los cuales tienen la facultad de vigilar que los trabajos que se realizan en los poblados del interior de la entidad se hagan con materiales de calidad, como están planeados y, más importante aún, en los tiempos comprometidos.
En este sentido, no se puede perder de vista que estos comités de contraloría social constituyen la muestra más fehaciente del firme compromiso del jefe del Ejecutivo de incentivar la participación directa de la sociedad en la supervisión del manejo honesto del erario público, lo que no sucedió en Gobiernos anteriores que se evidenciaron al caer en actos de corrupción para beneficiar a sus amigos en vez de atender a la gente, cometiendo abusos que, en los tiempos actuales, de ninguna manera serán tolerados.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que otro ejemplo de la firme disposición del mandatario de gobernar a la vista de todos se encuentra en el hecho de que los comites de contraloría social en lo que va de su gestión hayan crecido en 65 por ciento más que en administraciones anteriores, lo que indica que seguirá siendo cuidadoso y escrupuloso en el manejo del dinero público.
Con base en lo anterior, y dada la importancia de la participación de los ciudadanos en estas acciones de vigilancia, toda vez que son los que conocen de primera mano las necesidades más apremiantes de su comunidad y son los mejores ojos con los que puede contar el Estado, justo es reconocer el empeño de Joaquín González por mantener un Gobierno abierto, honesto y que verdaderamente se preocupe por el bienestar de los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?