Imprimir

Racionalidad


Es que la que continuará marcando la pauta en las finanzas del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, a fin de que los recortes dispuestos por el Gobierno Federal a las participaciones del municipio, correspondientes a lo que resta del presente ejercicio anual y posiblemente el siguiente, no afecten la prestación de servicios y la atención a las necesidades más apremiantes de la población.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue el oficial mayor de la Comuna, Edgar Sandoval de la Fuente, quien dio a conocer que, además de las medidas de austeridad que se han venido aplicando desde el inicio de la gestión del presidente municipal, Luis Torres Llanes, mismas que no sólo han permitido mantener la operatividad del aparato burocrático, sino cumplir los compromisos establecidos y mantener las arcas en números negros sin recurrir a más endeudamiento, ya se está aplicando un programa de ahorro de combustible con positivos resultados.
En este sentido, el funcionario explicó que dicha estrategia, la cual está basada en un uso mucho más responsable y eficiente de la flota vehicular del Ayuntamiento, de ninguna manera afectará a la Dirección de Servicios Públicos Municipales, en el caso específico de la recolección de basura, y mucho menos a la Policía Municipal Preventiva (PMP), cuyas labores, al igual que las de los bomberos y la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM), se mantendrán sin cambio alguno.
Al respecto, el entrevistado, luego de subrayar que los recortes en cuestión se están dando en razón de los recursos que está destinando la Federación a los Estados afectados por los sismos de septiembre pasado, reiteró que por instrucciones del propio Edil othonense ya se tomaron las previsiones necesarias para cumplir en tiempo y forma con el pago de aguinaldos y demás prestaciones de fin de año, por lo que los empleados municipales pueden estar seguros de que así será.
Con base en lo anterior, no queda más que resaltar lo afirmado por Sandoval de la Fuente en cuanto a que el Ayuntamiento seguirá velando porque los recursos públicos se apliquen donde verdaderamente se necesitan, para así responder a las expectativas de los ciudadanos que, con justa razón, hoy exigen cuentas claras de todas y cada una de sus autoridades.
¿No lo cree así, amable lector?