Terminante


Así fue el jefe del Ejecutivo, Carlos Joaquín González, al señalar que en la entidad ha terminado la época de los gobernantes todopoderosos e impunes ante sus gobernados, por lo que su administración, como lo ofreció en campaña, hoy está trabajando cerca de la gente para recuperar la confianza de la sociedad en sus autoridades.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el mandatario fue claro al señalar que al restituir a sus legítimos propietarios los bienes inmuebles de los que habían sido despojados durante el sexenio pasado, mediante juicios laborales apócrifos, es como en Quintana Roo se recupera el estado de derecho y la gobernabilidad, por lo que se continuará corrigiendo el rumbo, hasta dejar atrás los rezagos que acentuaron aquellos que si bien debían servir a la sociedad, lo único que hicieron fue mostrar su desprecio a las normas establecidas.
En este sentido, el Gobernador recordó que en marzo de este año, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), a cargo de Catalina Portillo Navarro, devolvió a sus legítimos dueños los cuatro departamentos ubicados en el complejo Maioris Tower de Punta Cancún, identificados con los números 80-P4A-S, 92-P16-A-S, 08-P7-A-N y 25-P4-B-N, los cuales fueron embargados mediante el juicio laboral simulado 392/2010, siendo que el pasado 9 de octubre, dos hoteles en Tulum, el “Viento del Mar” (antes Hotel Playa Azul) y el “Cabañas Punta del Cielo” también fueron restituidos a sus propietarios originales Joel Tovar y Pedro Hernández.
Al respecto, no se puede perder de vista que el mes pasado, específicamente el día 24, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), a través de actuarios de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje con sede en el municipio de Solidaridad, hizo lo propio con el hotel “Rosa del Viento” (antes Cabañas Ixchel) entregándolo a su legítimo propietario, el Nuevo Centro de Población José María Pino Suárez de Tulum.
Con base en lo anterior, y ante la certeza de que la STyPS continúa trabajando, dado que aún quedan muchos bienes por restituir, no queda más que subrayar lo afirmado por el Gobernador en cuanto a que hoy los tiempos en Quintana Roo han cambiado y, en los hechos, como se ha podido corroborar, nadie está por encima de la Ley.
¿No lo cree así, amable lector?