Imprimir

Ejemplar


Así y sólo así puede calificarse el actuar de los quintanarroenses, de la mano del Gobernador Carlos Joaquín González, antes, durante y después del paso de la tormenta tropical “Nate”, hoy convertida en huracán, misma que, si bien desvió su trayectoria y no alcanzó a tocar territorio estatal, puso de manifiesto, una vez más, la arraigada cultura de protección civil que hoy distingue a la entidad.

Y es que una vez que el fenómeno dejó de representar peligro alguno para Quintana Roo, justo es reconocer la firme voluntad y decisión del jefe del Ejecutivo por salvaguardar la integridad física y patrimonial no sólo de la población, sino de los miles de turistas que disfrutaban de los inigualables atractivos del Caribe mexicano, y es así como en tiempo y forma se tomaron todas las previsiones para que la situación transcurriera sin mayores contratiempos.
En este sentido, como lo indicó en su momento el mandatario estatal, no se puede perder de vista la estrecha coordinación que imperó con las Fuerzas Armadas y las autoridades de los tres niveles de Gobierno, siendo que, en el caso específico de Solidaridad, fue la presidenta municipal, Cristina Torres Gómez, quien siguiendo su ejemplo desde un día antes de que se confirmara el probable impacto de “Nate”, principalmente en la Zona Norte, sacó a los funcionarios de su administración de sus oficinas y desplegó cuadrillas de limpieza para evitar encharcamientos e inundaciones, pero sobre todo para garantizar que los solidarenses y sus visitantes tuvieran a la mano información fidedigna que les permitiera conservar la calma y actuar conforme a los protocolos establecidos.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que, en esta ocasión, la atención oportuna, la organización y la total disposición de los servidores públicos encabezados por Joaquín González vinieron a demostrar, una vez más, que Quintana Roo, su gente y su Gobierno hoy están listos para hacer frente con éxito al embate de cualquier capricho de la Naturaleza.
Con base en lo anterior, no queda más que subrayar lo afirmado por el Gobernador en cuanto a que cuando se trata de cuidar la vida y los bienes de la gente, ninguna medida está de más y eso los quintanarroenses, por experiencia propia, lo saben perfectamente.
¿No lo cree así, amable lector?