Escrupulosas


Así deberán ser las investigaciones que realice la Contraloría municipal de Othón P. Blanco a las cuentas del ex Edil, Eduardo Espinosa Abuxapqui, luego de que se pusiera al descubierto que durante su administración prácticamente “desapareció” 100 millones de pesos, lo que hoy tiene a sus sucesores en serios problemas de liquidez.

Y es que tal y como dimos cuenta con oportunidad, fue la actual tesorera del Ayuntamiento othonense, María Luisa Alcérreca Manzanero, quien señaló que una vez que se descubrió este “faltante” se procedió a levantar una serie de actas circunstanciadas a fin de que la citada instancia fiscalizadora, con base en sus propias facultades y atribuciones, determine en dónde quedó dicho monto y si existió una correcta aplicación del mismo, siendo que, en caso de detectarse cualquier irregularidad, de inmediato se inicien los procedimientos administrativos y penales conducentes, tanto contra el otrora munícipe como contra los ex funcionarios que estén involucrados.
En este sentido, la entrevistada fue clara al señalar que las presuntas tropelías de Espinosa Abuxapqui y sus “allegados” hoy tienen a la Comuna sumamente endeudada y con las arcas vacías, de ahí la firme decisión del presidente municipal, Luis Torres Llanes, de que las mismas no queden impunes, por lo que, con estricto apego a derecho y con base en lo que reveló el proceso de entrega-recepción, se realizarán las indagatorias que sean necesarias para esclarecer cualquier duda y, de así considerarse pertinente, promover las sanciones que correspondan. 
Al respecto, no se puede perder de vista que de acuerdo con lo que se ha dado a conocer hasta el momento, el “pendiente” en cuestión se deriva de los millonarios adeudos que dejó el ex Edil con proveedores, así como a la falta de pago a terceros, a diversas instituciones del Gobierno Federal y otros rubros que en los últimos días la nueva administración ha documentado plenamente para proceder en consecuencia.
Con base en lo anterior, y porque se trata de dinero que bien pudo utilizarse para dotar de una mejor calidad de vida a miles de othonenses, bueno será que las autoridades competentes lleguen al fondo del asunto en aras de aclarar qué fue lo que hizo Espinosa Abuxapqui con esos 100 millones de pesos y, ante todo, se aplique estrictamente la Ley.
¿No lo cree así, amable lector?