Preciso


Así fue el Gobernador Carlos Joaquín González al señalar que su administración no dará tregua a la delincuencia en cualquiera de sus modalidades, y es así como en unos días más se instalarán cámaras de vigilancia y arcos de seguridad tanto en Chetumal como en Playa del Carmen y Cancún.

Y es que en entrevista que concedió a los reporteros que dan cobertura diaria a sus actividades, el jefe del Ejecutivo fue claro al señalar que su Gobierno está tomando al toro por los cuernos y no cesará en el afán de abonar a esa paz social que se merecen los quintanarroenses, con acciones concretas que permitan reducir los índices delictivos en todos y cada uno de los municipios de la entidad.
En este sentido, y siendo la seguridad el tema que hoy más interesa a la población, el mandatario señaló que las fuerzas del orden realizarán un trabajo mucho más coordinado, a fin de que sus tareas preventivas y correctivas sean más efectivas y rindan los frutos esperados, esto sin contar con el orden que se impondrá al interior de los cuerpos policiacos para garantizar que en sus filas sólo existan elementos que, amén de que hayan cumplido cabalmente con sus exámenes de control y confianza, estén verdaderamente comprometidos con la sociedad para así salvaguardar su integridad física y patrimonial de los embates de la criminalidad.
Al respecto, Joaquín González anunció que también se realizarán las gestiones necesarias ante las diversas instancias del Gobierno de la República, a fin de contar con un mayor número de patrullas, así como armamento y equipo táctico de alta tecnología, en aras de que los efectivos de las diversas corporaciones dispongan de todo lo necesario tanto para hacer frente a los criminales, como para hacerlos pagar por sus fechorías.
Con base en lo anterior, y porque ahí están las pruebas que lo confirman, no queda más que subrayar la firmeza y la voluntad manifiesta del Gobernador de no escatimar en el que hoy por hoy, además de constituir uno de los principales ejes de su administración, como él mismo lo ha dicho en innumerables ocasiones, representa un compromiso irrenunciable cuyo objetivo máximo es recuperar la confianza y la tranquilidad de los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?