Consensos


Son los que hoy están marcando la pauta en el Congreso del Estado, en aras de sacar adelante la iniciativa de reformas constitucionales en materia laboral durante el periodo ordinario de sesiones que iniciará el próximo 15 de febrero.

Leer más...

Lamentable


Así resulta que mientras complejos hoteleros como el Grand Velas y el Dorado Seaside Suites continúan devastando los arenales de la Riviera Maya con la colocación de escolleras, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) mantenga una postura lánguida de simple observadora “a distancia” y, para muestra, otro botón: La oficina regional que recientemente estableció en Akumal, para supuestamente combatir este y otros ilícitos en contra del entorno natural de la región, la cual, al día de hoy, se encuentra convertida en un verdadero “elefante blanco”.

Leer más...

Recomendable


Y a más no poder, resulta que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como está analizando la sanción que habrá de imponer al hotel Grand Velas del municipio de Solidaridad, luego de corroborar el daño ecológico que ocasionaron sus escolleras, se aboque a revisar lo que está sucediendo con el Grand Porto Real y el Dorado Seaside Suites, en donde también se está atentando gravemente contra el litoral quintanarroense.
Y es que tal y como dimos cuenta con oportunidad, fue el secretario general de la cooperativa pesquera Mar Caribe, José Gómez Burgos, quien reveló que en días pasados inspectores de la Dirección de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) realizaron una verificación en la línea costera del hotel Porto Real, a fin de verificar una tubería que quedó expuesta por la erosión, la cual, según trabajadores de este centro de hospedaje, corresponde a un desagüe pluvial que está causando severos perjuicios al impedir la compactación de la arena, por lo que se notificaría de inmediato a la Profepa para que ordene su retiro.  
En este sentido, no se puede perder de vista que el sitio verificado está a un costado de la playa conocida como El Recodo, la cual, por cierto, en los últimos años se ha visto severamente afectada por la erosión de los arenales, debido también a la colocación de escolleras por parte de este mismo hotel, las cuales, por fortuna, en su momento fueron eliminadas.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que en el Dorado Seaside Suites persiste exactamente la misma situación a causa de una serie de barreras artificiales a base de rocas que, si bien se colocaron para supuestamente recuperar la playa, lo cierto es que a la fecha han resultado sumamente dañinas, amén de que existe la fundada sospecha de que sus responsables no cuentan con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para poder llevar a efecto este tipo de acciones.
Con base en lo anterior, bueno será que el delegado estatal de la Profepa, Javier Castro Jiménez, a la brevedad posible ponga manos a la obra a fin de frenar estos proyectos individuales que, como se ha podido corroborar, están acabando con el principal atractivo de la Riviera Maya.
¿No lo cree así, amable lector?

Palabra

 

Es la que no estaría de más que le tomaran los chetumaleños a la titular de la subdelegación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en la Zona Sur, Zazil Rodríguez Pedraza, a fin de que se corrobore plenamente si la sucursal de La Gas en Chetumal está despachando litros completos de combustible o, en caso contrario, se le aplique la sanción correspondiente.

Leer más...