Memo Ochoa desata locura

A su arribo al aeropuerto de la Ciudad de México, para incorporarse a la dinámica del América y posiblemente debutar el sábado en el Azteca ante Morelia

 

CIUDAD DE MEXICO, 13 de agosto.- Fueron pocas sus palabras pero muy elocuentes. Apenas unos metros después de cruzar la puerta hacia los pasillos públicos de la terminal en el aeropuerto capitalino, con cara de incredulidad por la multitud que

lo esperaba, Guillermo Ochoa aseguró que por momentos como este es que no es tan difícil haber dejado Europa.

Tras ocho años de jugar en ese futbol, entre Francia, España y Bélgica, el portero aterrizó este martes en la Ciudad de México, donde este sábado podría debutar en el Azteca ante el Morelia.

“El cariño de la afición mexicana es algo inigualable, por cosas como esta da gusto volver a casa. Gracias”, fueron las palabras que alcanzó a decir Memo entre toda la multitud.

El avión donde Memo arribó pasadas las 13:40 horas al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde sus seguidores ya tenían montada una fiesta con cánticos, banderas, globos e imágenes del arquero, de la época en que defendió los colores del cuadro de Coapa.

La caminata de la salida de llegadas internacionales a la camioneta que lo sacaría del Aeropuerto duró alrededor de cinco minutos. La poca organización de los fanáticos falló y comenzó el caos de los seguidores buscando acercarse al guardameta, mientras un grupo de 10 personas intentaban a todo pulmón llevarlo hasta su transporte, donde ya lo esperaba su familia, que por seguridad salió media hora antes.

Paco Memo salió sorprendió y con una sonrisa nerviosa en el rostro. Paso a paso y en medio de fervientes aficionados e integrantes de medios de comunicación, fue saludando y tomándose fotos con con quién pudo, mientras las barras no dejaban de cantar y corear su nombre.

Cuando por fin pudo meterse a la camioneta, tres seguidores subieron al toldo y le pidieron que se saliera para corear una porra con la gente. Ochoa, en forma de agradecimiento, tomó una bandera con los colores azulcrema y la ondeó, provocando el éxtasis de todos los fanáticos, que terminaron la fiesta persiguiendo la camioneta blanca donde Memo llegaría a su casa.

Tras una escala en su casa, hoy mismo Ochoa se trasladará a las instalaciones de Coapa para realizarse los exámenes médicos y ver cómo llega físicamente, ya que sufrió una lesión en el abductor derecho durante la Copa Oro y con el Standard Lieja solo realizó un entrenamiento antes de salir del club.