Heineken actúa con mala fe

 En contra de empresarios chetumaleños: Noh Mayo

 

Fernando OLVERA DEL CASTILLO

El dirigente de la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares (Uprobars), Joaquín Noh Mayo, reprobó el dolo y la mala fe con que está actuando la empresa Heineken de México, S.A. de C.V. (antes Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma,

S.A. de C.V.), al obligar a sus distribuidores y detallistas en Chetumal a firmarle un pagaré y una carta poder en blanco para, en su caso, rescindirles el contrato de comodato para la comercialización de sus productos.
Entrevistado al respecto, el antes citado indicó que la intención de la mencionada carta poder radica en otorgar a una de las representantes de dicho consorcio en la capital del Estado, de nombre Lesvi Yamili Espadas Poot, todas las facultades legales para que en nombre y representación del comerciante, se le reciba y permita realizar las gestiones necesarias ante la autoridad hacendaria, a fin de que, de así considerarlo pertinente, pueda tramitar la baja de la licencia de funcionamiento estatal correspondiente.
En este sentido, y tras dejar en claro que los expendedores de cerveza están obligados a obtener la licencia de funcionamiento estatal vinculada a la que es propiedad de Heineken de México, S.A. de C.V. (antes Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, S.A. de C.V.), Noh Mayo también rechazó que a sus agremiados se les obligue a firmar un pagaré en blanco en el que se comprometen a pagar a la empresa en cuestión una cantidad sin especificar, a la que, además, se le aplicará una tasa del 3% de interés convencional mensual, y otro 5% adicional como penalización por morosidad sobre la cantidad que supuestamente no se haya cubierto.
“Esto en términos legales es obrar con dolo y mala fe, ya que firmar un pagaré en blanco equivale a firmar un cheque en blanco mismo que en cualquier momento lo pueden hacer efectivo, poniendo la cantidad que deseen y al requerirse el pago, puede uno perder no sólo su negocio, sino el patrimonio de toda su vida, dependiendo del monto que le pongan al documento”, remarcó.
Al respecto, el entrevistado condenó que empresas transnacionales como esta se aprovechen de la necesidad de la gente haciéndola firmar documentos que la dejan en total indefensión, obrando con dolo y mala fe, situación que, definitivamente, no se puede ni se debe permitir.
“Además que se llevan el dinero de los mexicanos a otros países, ahora pretenden abusar y someter a los empresarios chetumaleños que distribuyen sus productos y eso no se vale”, concluyó.

candelariabanner(2) pixel