Kavanaugh jura como magistrado

Entre protestas en Washington

 

WASHINGTON, 6 de octubre.- Brett Kavanaugh fue juramentado hoy como el nuevo magistrado de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, horas después de ser confirmado por el Senado, en medio de multitudinarias protestas en la explanada del tribunal.


La ceremonia, realizada en forma privada, fue encabezada por el presidente del máximo tribunal estadunidense, el magistrado John Roberts, así como por el magistrado en retiro, Anthony Kennedy, a quien sustituye Kavanaugh y quien dijo esta semana que su remplazo carece del temperamento judicial adecuado.
Kavanaugh, de 53 años, tendrá su primera sesión en el tribunal el próximo martes, aunque se espera una ceremonia de juramentación pública tentativamente para el lunes.
La juramentación tuvo lugar en momentos en que cientos de manifestantes continuaban protestando en las afueras de la Suprema Corte de Justicia por la confirmación del magistrado por el pleno del Senado.
Decenas de personas que portaban pancartas anti-Kavanaugh fueron arrestados por la policía, mientras que otros fueron desalojados del edificio principal del Congreso.
Los demócratas esperan que el rechazo a la confirmación del juez de orientación conservadora aliente la participación electoral de sus militantes, en especial de mujeres, en las elecciones legislativas del 6 de noviembre próximo.
MUJERES SALEN A LAS CALLES
Centenares de personas, mayoritariamente mujeres, se concentraron a lo largo del día en los aledaños del Capitolio y del Tribunal Supremo, ambos edificios situados a una calle de distancia en la capital estadounidense.
Vamos a salir a la calle las veces que haga falta; esto es una vergüenza para nuestro país, Kavanaugh es un mentiroso”, señaló Patrice Green, una mujer de 37 años que llegó a la capital estadounidense desde el vecino estado de Maryland.
El nuevo juez del Supremo ha sido acusado de supuestos abusos sexuales contra por lo menos tres mujeres, incluyendo la profesora de psicología, Christine Blasey Ford, que acudió la semana pasada al Comité Judicial del Senado a narrar su versión de los hechos, presuntamente ocurridos en 1982.
Las alegaciones de Ford estuvieron seguidas de las de otras dos mujeres, lo que ocasionó que los senadores presionaran a Trump para que el FBI investigara las acusaciones y emitiera un informe confidencial este jueves.
Pese a las serias acusaciones, Kavanaugh logró los apoyos necesarios para ser confirmado en el Senado y poder ocupar así el cargo vitalicio en el Tribunal Supremo.
Con la llegada de Kavanaugh a la Corte Suprema se decanta la balanza hacia el conservadurismo en el alto tribunal, ya que ahora cinco de los magistrados que lo componen han sido nombrados por presidentes republicanos y cuatro de ellos por demócratas.
Con la confirmación de Kavanaugh, Trump ha conseguido nominar con éxito a dos candidatos para el Tribunal Supremo, después de que el juez Neil Gorsuch fuese confirmado para la máxima corte en abril del año pasado.

candelariabanner