Cáncer mayúsculo, corrupción en México

El secretario general de la OCDE afirmó que este flagelo destruye la cohesión social

Ciudad de México, 11 de enero.- En México, la corrupción es un cáncer de proporciones mayúsculas que debilita el sistema económico, destruye la cohesión social y erosiona la confianza de la población en el gobierno, la democracia y la economía de mercado, aseguró el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Angel Gurría.

Al presentar el Estudio de Integridad en México, en la Secretaría de la Función Pública (SFP), Gurría destacó que el país debe embarcarse en una batalla nacional en contra de la corrupción.
“La aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA)”, expuso, “es un avance muy importante en este sentido. Estas nuevas armas para el combate a la corrupción y la promoción de la integridad reflejan una postura más firme respecto a un problema que ha afectado al país durante mucho tiempo”, mencionó.
El éxito del nuevo sistema, agregó, dependerá de la implementación de sus disposiciones.
El Estudio de Integridad en México, exhibió, señala –entre otros- la necesidad de fortalecer la coherencia de las políticas de integridad, por lo que es necesario fortalecer la coordinación horizontal entre instituciones públicas y el flujo vertical dentro de cada organismo.
También sugiere desarrollar una cultura de integridad; fortalecer las líneas de defensa contra la corrupción y hacer cumplir el sistema de integridad, entre otros.
Por su parte, la secretaria de la Función Pública, Arely Gómez, destacó que el principal reto en México es recobrar la confianza de los ciudadanos en el gobierno y sus instituciones.
“Esta no es una tarea fácil, y para lograrla no bastan promesas y palabras, necesitamos acciones claras y específicas que deriven en cambios con un verdadero impacto en la vida de los ciudadanos”, comentó.
El SNA, dijo, permitirá definir procedimientos y procesos para regular e instrumentar las acciones encaminadas a inhibir y sancionar los actos de corrupción y situaciones de conflicto de interés.
Añadió que permitirá, además, fortalecer, desde una visión de pesos y contrapesos a las instituciones encargadas del control y fiscalización, a través de la homologación de sus procesos de auditoría financiera y del desempeño de programas de gobierno.
“Tendremos la oportunidad de fortalecer la confianza ciudadana en las instituciones públicas, al dotar a la sociedad de los medios adecuados para denunciar a cualquier servidor público y su contraparte privada, por el uso indebido de recursos públicos o violaciones a la ley”, destacó.
Arely Gómez resaltó la necesidad de concienciar que la corrupción es un problema que afecta a todos los mexicanos.
“La corrupción es un fenómeno que dada su complejidad nos afecta a todas y a todos, no distingue clases sociales, ni sectores de la población. Es por ello la importancia de que gobierno y sociedad, trabajemos de la mano, con todos aquellos aliados estratégicos con los que contamos y con quienes compartimos un mismo objetivo: un México mejor para todos”, manifestó.