Ni los difuntos se salvan

 Ola de robos llega a cementerio

 

Alejandro CHAN PUC

FELIPE CARRILLO PUERTO, 1 de noviembre.- Espacios reducidos por construcción de tumbas en los caminos, falta de agua potable y robo de pertenencias han sido las denuncias más recurrentes de ciudadanos que acudieron al panteón antiguo

para limpiar las tumbas de sus familiares en estos días de recuerdo a los fieles difuntos.
En un recorrido en el panteón antiguo, Esteban Gasca lamentó que continúen los entierros en este sitio pese a la saturación existente y al desordenamiento, situación que debió haber cambiado con la apertura de un nuevo camposanto.
El entrevistado señaló que a pesar de la sobresaturación, los administradores del lugar permiten la construcción o modificación de las tumbas pese a que bloquean el paso e incluso las obras se hacen en los espacios destinados a caminos.
Resaltó que recientemente una tumba fue modificada de tal forma que invadió el camino, lo que provoca que la gente que pasa tenga que maniobrar e incluso afectar la decoración de tumbas aledañas y pese a que este tipo de situaciones ha sido denunciado, la autoridad competente ha hecho caso omiso.
Aunado a ello, Esteban señaló que otro de los problemas que padecen al acudir a limpiar las tumbas de sus familiares es la carencia de agua, pues de manera sorpresiva, en esta ocasión ninguna de las seis tomas abastece del vital líquido.
“Tenemos que cargar nuestros garrafones de agua para poder limpiar y hemos tenido que compartir para solidarizarnos con algunas personas que vienen al cementerio para limpiar las tumbas de sus familiares y se llevan la sorpresa de que no hay agua”, dijo.
Otras personas señalaron que también se han registrado robos de pertenencias por la falta de vigilancia en el lugar. Entre los artículos hurtados están las decoraciones florales, velas, adornos en honor a sus familiares fallecidos e incluso hasta partes metálicas de ventanas o rejas que han sido desmontadas de las tumbas.

candelariabanner