Necesitan encierros móviles

 Langosteros, para proteger a crustáceos

 

Francisco HERNANDEZ

COZUMEL, 5 de agosto.- En estos momentos en los que el sargazo está causando la muerte de langostas en la Bahía del Espíritu Santo, la segunda zona de captura de pescadores cozumeleños, se requieren encierros móviles para trasladar a los

crustáceos hasta aguas más profundas y protegerlos de las algas marinas.
El presidente de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Cozumel, José Angel Canto Noh, explicó que actualmente se está dando seguimiento a una gestión ante la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe), para ser beneficiados con 20 encierros móviles que estarán asignados a la Bahía del Espíritu Santo.
Estos encierros móviles, que tienen un costo de más de un millón de pesos, fueron solicitados al Gobierno del Estado por los pescadores cozumeleños precisamente para proteger a las langostas en esta temporada 2018-2019, para evitar que fallezcan.
En este sentido, Canto Noh refirió que en recientes fechas se tuvo la pérdida de 500 kilos de langosta, unos 200 mil pesos en ganancias, debido a que el sargazo se acumuló en los encierros naturales, consistentes en estructuras metálicas fijadas al fondo marino, a una distancia de dos a tres kilómetros de la costa.
Estos encierros naturales se plagaron de sargazo a una distancia de un kilómetro cuadrado, lo que causó que no contaran la oxigenación suficiente para mantener vivas a las langostas, por lo tanto, fallecieron hasta podrirse.
Cabe resaltar que los pescadores transportan langostas cada tercer día hasta la Isla de Cozumel y es por este motivo que las mantienen en los encierros naturales, para que aguanten dicho periodo y no mueran a consecuencia de algún mal manejo.
José Angel Canto Noh agregó que los encierros móviles ayudarían en gran medida a los 45 pescadores que trabajan en la Bahía del Espíritu Santo, ya que la langosta podrían llevarla a aguas más profundas para garantizar su existencia.

candelariabanner