Arremete contra malos músicos

Pepe Arévalo también lamenta inseguridad

 

CIUDAD DE MEXICO, 2 de abril.- Con 60 años de vida artística a cuestas, el músico y pianista mexicano Pepe Arévalo lamentó que en México haya dejado de existir la atractiva vida nocturna de antaño, por los índices delictivos y por la pseudomúsica que cualquiera hace.


Arremetió contra quienes ‘hacen sonidos con “aparatejos” para más de 15 mil ó 20 mil personas, con luces, humo y otros artilugios escénicos’.
No hay magia verdadera, como tampoco serenatas, bohemias ni sobremesas con la familia, con canciones y guitarras.
Antes, cuando un artista mexicano viajaba a cualquier país, Polonia por ejemplo, debía aprender el idioma y conocer su cultura, costumbres, tradiciones, argot y modismos, “yo llegaba con mi música y triunfaba, porque la música es el lenguaje de Dios”.
Explicó que a lo largo de estas seis décadas ha viajado mucho por el mundo. Rusia, Alemania, Polonia, España, Inglaterra, Irlanda, y muchísimas otras naciones más las ha recorrido una y mil veces.
“¿Qué más puedo pedirle a la vida? Nací músico, y eso es lo que he sido toda la vida. Comencé a trabajar en el ambiente musical muy jovencito y en estos días estoy cumpliendo 60 años de carrera”, señaló el intérprete de diversos géneros musicales como merengue, salsa y cumbia.
Dijo sentirse satisfecho porque ha hecho cosas buenas, como ser honesto y serio en su carrera.
“Antes de tener mi propia orquesta, fui pianista de figuras famosas como Toña ‘La Negra’ (ocho años), Daniel Santos (tres años), Fernando Fernández y Pepe Jara”.
Con ellos vivió una época mágica en un México que ya no es. El México, dijo, que tenía una vida nocturna fabulosa y sana, con cabarets de primera, segunda, tercera y cuarta, así como teatros de revista que trabajaban casi todos los días, igual que los salones de baile.
Orquestas, conjuntos, mariachis, tríos, cantantes solistas, hacían las delicias de la noche en un sinnúmero de sitios que existían en la Ciudad de México.
“Estoy preocupado porque hemos perdido el respeto no sólo al artista, sino a toda la sociedad”.
Maestro de varias generaciones de músicos dentro y fuera del país, pidió a las autoridades culturales de México se preocupen por rescatar el valor de la música mexicana, así como la métrica bien hecha y procuren espacios para dar trabajo a los intérpretes musicales.
Aseguró que México es único en materia de talento artístico.
“Nuestro país se conoce en el extranjero por muchas cosas, pero sobre todo, por su música”, dijo ante un grupo de parejas de danzón quienes se dieron cita en el Centro de Tlalpan para festejar sus 60 años.
Las autoridades, subrayó, se deben preocupar por encauzar el talento que existe en el país y adelantó que pronto platicará con dirigentes del Sindicato Único de Trabajadores de la Música (SUTM) para crear programas de capacitación para esos miles de artistas en potencia.

candelariabanner(2) pixel