Carlos Rivera triunfa en el Auditorio

 Ganó otra batalla con su ‘Guerra Tour’

 

CIUDAD DE MEXICO, 8 de marzo.- Carlos Rivera sigue con su Guerra Tour y, gracias a sus riveristas, anoche sumó su cuarto Auditorio Nacional durante esta gira y el noveno a lo largo de su carrera, durante una emotiva velada en la que cumplió a su

público y fue nombrado Embajador Turístico y Cultural de Tlaxcala.
El músico también recibió un Disco Doble Platino por su álbum Yo creo, un Disco Platino por Guerra, un Disco de Oro por el tema “Regrésame mi corazón” y un Disco Platino por la canción “Me muero”; además, se le otorgó una placa por sumar 100 mil boletos vendidos en el recinto de Reforma.
Una banda de guerra entró por los pasillos y anunció el inicio del concierto, mientras el público no paraba de gritar haciendo retumbar al recinto; desde el primer minuto la energía se sintió, en ningún momento pararon las ovaciones, los flashes ni las muestras de cariño hacia el cantautor.
“Muy buenas noches Auditorio, qué increíble estar aquí de vuelta, por novena ocasión; como dije la primera vez, nunca subestimen el poder de una riverista, miren lo que son capaces de hacer. Esta noche hemos traído nuestra guerra por cuarta ocasión, una guerra de amor, que todos luchamos todos los días para cumplir nuestros sueños, si tú eres un guerrero de la vida estás en el lugar correcto”, saludó.
A lo largo de la noche no sólo lució su educada voz, también sus pasos de baile y, en especial, sus movimientos de cadera, que enloquecieron a las presentes en canciones como “Lo digo”, “Bendita tu vida” y “Como tu”. “Vuelta, vuelta, vuelta”, se escuchó en múltiples ovaciones, él obedecía y ellas se enamoraban.
Durante el espectáculo se dio cuenta de que una bandera de Venezuela se alzaba entre las butacas, así que no perdió la oportunidad de mandar su apoyo a dicho país y todos los que pasan por una situación difícil. “Estamos con ustedes, con todos los del mundo, no permitan que nadie destruya su sueño; la gente en el poder sin poder no es nada, pero nosotros seguimos siendo nosotros y podemos volver a crecer”, señaló para en seguida tocar “Si te vas”.
Como ya es costumbre, el momento más esperado de la noche llegó cuando subió a una fan al escenario. Carito fue la afortunada; corrió hacia el músico vestida con una sudadera con cola y alas simulando un avión, pudo bailar con él, abrazarlo y besarlo al ritmo de “Sígueme”.
“¿No les pasa que piden algo con el corazón y llega y se dan cuenta que sí es lo que estaban esperando? A mí me pasa con ustedes, cada que tengo un concierto como este me encantaría poder mirar a cada uno a los ojos y decirle gracias”, expresó.
Además del baile, hubo momentos de bohemia, donde sentado en un banco y platicando en un íntimo show entonó temas como “Recuérdame”, “Luna del cielo” y “Te amo hoy”; el romance siguió con éxitos como “Gracias a ti”, “Que lo nuestro de quedé nuestro” y “Serás”.
Antes de entonar otras vidas, anunció que haría un homenaje al amor, porque muchas personas le han escrito que con sus canciones se han enamorado; así, dio inicio a una kiss cam durante “Otras vidas”, que emocionó pues una de las parejas incluso aprovechó para hacer una propuesta de matrimonio.
Hacia el final y durante el silencio de un cambio de canción, sus seguidoras comenzaron a entonar “Las mañanitas”, pues el cantautor cumple 33 años proximamente; el agradeció por el detalle pero también el apoyo que ha recibido durante los 15 los que han pasado desde su salida de La Academia, que dijo siempre recordará “con mucho amor” por todo lo que vivió y aprendió.
El concierto cerró con broche de oro al ritmo de “Me muero”, “Cómo pagarte” y “Regrésame mi corazón”, con asistentes satisfechos y con sonrisas en su rostro, a pesar de que el espectáculo tiene pocas modificaciones y muchos afirmaron haberlo visto antes.
Carlos Rivera ofreció un concierto con 24 canciones, seis bloques y diversos cambios de vestuario, pasando de las melodías rápidas a las letras románticas, del desamor a los mensajes de fuerza, del acompañamiento de bailarines al humo y hasta el uso de un paracaídas; con luces y músicos que completan un show donde recuerda su experiencia en los musicales.
“Gracias por hacer tantos sueños realidad, gracias porque en estos 15 años ustedes han sido mi valor en cada batalla y cada batalla valió la pena (...) “, se despidió ante un público levantado de sus asientos; después se dijo listo para celebrar el décimo Auditorio Nacional el próximo 20 de junio.

candelariabanner(2) pixel