Garbage enloquece a miles de fans

En la Arena Ciudad de México

 

CIUDAD DE MEXICO, 2 de noviembre.- Una celebración por partida triple fue la que se vivió la noche del jueves en la Arena Ciudad de México durante el concierto que Garbage ofreció en la capital. La primera, por tratarse del 1 de noviembre,

razón por la cual muchos de los asistentes no dudaron en asistir con la cara pintada o alguna máscara al evento.
La segunda, la celebración del 20 aniversario del lanzamiento del disco Version 2.0, lo cual anticipaba una noche llena de nostalgia y recuerdos por parte de la agrupación, pero la tercera razón, la más importante quizá, fue que se trató de una noche en donde sus fans pudieron escuchar temas del grupo que, sería explicado durante la velada, no se volverían a interpretar en un escenario jamás.
En punto de las 21:33 horas y bajo el liderazgo de Shirley Manson aparecieron en el escenario Butch Vig, Steve Marker, Duke Erikson para enloquecer a los más de siete mil fans que se dieron cita en este recinto de la ciudad para verlos tocar nuevamente, luego de su última visita con Blondie en agosto del año pasado.
Manson, fiel a su amor el color negro el cual hizo evidente con una especie de vestido sobrepuesto que porto en las primeras tres canciones, lució dos coletas con su característico cabello pelirrojo y un maquillaje que simulaba un antifaz rojo sobre sus ojos, elementos que sirvieron para aderezar su energía con temas como Afterglow, Deadwood y Temptation Waits con los cuales iniciaron la velada, siendo esta última combinaba con algo de Personal Jesus, hecho que les fue reconocido con aplausos al por mayor.
Cuatro postes sobre el escenario que se iluminaron con luces neón y acentuaban el ritmo de cada una de las canciones , el cual de momentos hacia crear la ilusión de ser una jaula luminosa de la cual sólo su vocalista era capaz de escapar, fue parte de la producción de la cual se apoyaron para poner al público asistente a brincar desde el principio.
“Muchas gracias por estar aquí, esto es un sueño para nosotros. Gracias por estar aquí, sabemos que es un día especial para México y que cada uno haya decidido estar aquí con nosotros es un honor, los amamos”, afirmó su vocalista.
Más que una noche para recordar los éxitos de su carrera, el concierto cumplió con su cometido al interpretar temas que rara vez tocan en vivo, hecho que adquirió más relevancia al cantar otras como The world is not enough, 13x Forever y Get Bussy with the fizzy, siendo esta última aprovechada por Manson para explicar que el Día de los Muertos  sería el marco perfecto para que ellos también se despidieran de unas canciones, principalmente del lado B del material por el que vinieron, las cuales no volverían a tocar nunca sobre un escenario y que esperaba fuera memorable para los asistentes.
Esa no fue la única sorpresa de la noche. Además de un constante derroche de energía de ella y de cada uno de los integrantes del grupo, quienes por momentos brillaron por su destreza en el bajo, la batería y hasta los teclados, Shirley aprovecharía durante dos ocasiones bajarse del escenario para acercarse a los fans de las primeras filas y cantar a su lado, e incluso, agradecer el cariño de un fan de nombre Oscar, a quien le pediría que se acercara al escenario para darle una cinta como obsequio por su lealtad después de tantos años.
La parte política también tuvo cabida en la velada. Luego de seguir con canciones como Hammering, Medication, Thirteen, Manson dedicaría unos minutos para hablar del país vecino y como sus políticos eran motivo de vergüenza para ellos.
“La siguiente canción es una que seguramente rara vez han escuchado pero es una muy buena. Esencialmente habla de cómo podemos tener diferentes opiniones y luego intentas entenderlas. Nos gustaría disculparnos por la administración actual de América y su discurso tan desagradable.
“Como banda estamos tan avergonzados que ustedes, como la hermosa, increíble y ancestral cultura, tengan que escuchar la cantidad de tonterías de este tonto que ha sido consentido y que aún teniendo tanto dinero, no tiene idea de lo que significa ser un ser humano. ¡Jódete Trump!”, gritaría Shirley levantando ambas manos levantando el dedo medio, con lo que consiguió una gran cantidad de chiflidos y aplausos.
“Digo esto porque todos lo sentimos en verdad. Creo que Norteamérica podría tener mucha más inyección de la cultura mexicana y estamos completamente enamorados de quienes son ustedes. Espero que todos ustedes recuerden que deben de ignorar la bola de tonterías que salen de las bocas de tantos políticos”, afirmó antes de cantar Soldier through this.
Garbage no decepcionó al incluir en su repertorio otras canciones como Paranoid, Push it, When I grow up y para que, luego de una breve pausa, rematar la noche con The trick is to keep breathing, Only happy when it rains y Cherry lips, frente a un público que si bien no atiborró la arena, supo mostrarse agradecido con la actitud rockera que Manson y compañía mantienen más viva que nunca.

candelariabanner