Claro.

Lo mismo que preciso y enteramente oportuno, fue el llamado que hizo el Gobernador Carlos Joaquín González a todos los quintanarroenses, a fin de evitar difundir rumores, incurrir en actos de rapiña o vandalismo que generen violencia hacia personas inocentes.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición qure tiene usted en sus manos, ante los lamentables sucesos que se han presentado con motivo de las protestas por el alza en el precio de las gasolinas, el jefe del Ejecutivo señaló que la oportuna intervención de las fuerzas de seguridad ha sido fundamental para mantener la paz y el orden público en Quintana Roo, dejando en claro que en el Estado la libre manifestación de las ideas y la paz social están garantizadas y son prioridades en su administración.
En este sentido, el mandatario sostuvo que el trabajo coordinado de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina (Semar), la Policía Federal y la Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SESP), junto con sus similares en los 11 municipios de la entidad, desactivó de inmediato los intentos de saqueo que se registraron en algunas gasolineras y tiendas de autoservicio, además de lograrse la detención de varias personas por incurrir en conductas delictivas.
Al respecto, Joaquín González, tras sentenciar que el orden prevalecerá para bien de los quintanarroenses, confirmó que las corporaciones policiacas, durante el tiempo que sea necesario, mantendrán una vigilancia permanente en las diversas estaciones de servicio y los centros comerciales de las principales ciudades de la entidad, tanto para proteger el derecho a manifestarse, como para evitar actos vandálicos, agresiones físicas, conductas encaminadas a originar daños patrimoniales deliberados a monumentos, señales de tránsito, bienes públicos o bloqueos que afecten a terceros.
Con base en lo anterior, no queda más que esperar que este llamado del Gobernador haga eco en toda la población, en aras de que cualquier tipo de expresión no rebase los límites de la cordura y el respeto a la Ley y, con ello, se puede preservar esa armonía y tranquilidad que por siempre ha caracterizado al pueblo de Quintana Roo.
¿No lo cree así, amable lector?