Sensibilidad.

La de escuchar las distintas expresiones de los quintanarroenses en aras de atender sus necesidades más apremiantes, es la que ayer puso de manifiesto el Gobernador Carlos Joaquín González al anunciar subsidios que van del 50 al 100 por ciento en los pagos que deberán realizar este año los contribuyentes por concepto de emplacamiento vehicular, tarjeta de circulación, licencias de conducir, adeudos en la tenencia, así como por diversos trámites ante el Registro Civil y el Registro Público de la Propiedad.

Y es que consciente de la difícil situación por la que está atravesando Quintana Roo y todo el país con la escalada de precios que se está observando en los productos de primera necesidad, el jefe del Ejecutivo dispuso que su administración se apriete aún más el cinturón y sustituya la recaudación que se dejará de percibir por los rubros arriba señalados, misma que asciende a 440 millones de pesos, con una mayor eficiencia en el gasto público.
En este sentido, y al citar un ejemplo concreto de estas disposiciones, el mandatario indicó que en cuanto al emplacamiento vehicular, que de acuerdo con la disposición general en vigor desde septiembre del 2000, deberá realizarse cada tres años, su Gobierno otorgará el 100% de subsidio en el pago de la tarjeta de circulación y el 33% adicional en el costo de las láminas, por lo que el costo total se reducirá de mil 181 pesos a sólo 686, con vigencia del uno de enero al 31 de marzo próximo.
Al respecto, señaló que las bicicletas y triciclos tendrán un subsidio del 100% al igual que el pago por cambio de propietario, siendo que en la expedición de licencias de conducir a adultos mayores y a personas con discapacidad el descuento será del 50%, esto sin contar con que las madres solteras obtendrán el 45% y los estudiantes el 40%.
Con base en lo anterior, y ante lo acertadas que resultan estas medidas en la actualidad, no queda más que reconocer que son hechos como estos, los que vienen a confirmar que al día de hoy Quintana Roo cuenta con un Gobernador que no se anda por las ramas cuando se trata de responder a su pueblo y que no cesará en el afán de hacer de la austeridad y de la honestidad en las acciones de su administración, piezas fundamentales para ofrecer más y mejores oportunidades a todos los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?