Con sufrimiento incluido

Caraglio hunde a Pumas y encamina al Azul a Liguilla

 

 Pumas se convirtió en su propio Judas y Milton Caraglio en el guía que le abrió el camino a Cruz Azul en este Sábado de Gloria. Con un doblete, el argentino le dio los tres puntos a la plantilla de Pedro Caixinha para asegurar prácticamente la Liguilla.

Los felinos buscaron la resurrección, pero hoy no era el día. Vieron su caída, la extinción de este Clausura 2019 con un 2-1 como sentencia, una penitencia final.

El pecado fue la mayor tentación en ambos lados. Los auriazules se volvieron inoperantes a la defensiva, mientras que los celestes abusaron e insultaron al concepto de la definición. Orbelín Pineda y Edgar Méndez comenzaron con lo que bien pudo ser una sinfonía de trotes frente al arco.

Pineda conquistó el área rival, recortó y ante un vencido Alfredo Saldívar no supo sentenciar y le dejó la tarea a un Méndez tardío en la definición del centro que terminó por servir el juvenil. Kevin Escamilla tomó el papel del traicionero de un Judas que primero salvó a los suyos en la línea de meta, sin embargo, no pasó mucho tiempo para dejarlos solos en el campo e irse a las regaderas por una segunda amarilla que se convirtió en roja.

Cruz Azul continuó atacando. Ahora fue Andrés Iniesta el pecador con un esférico perdido que retomó Méndez, pero el español no logró hacer efectiva la penitencia del error defensivo auriazul.

Las libertades celestes continuaron y permitieron que Víctor Malcorra tuviera la primera y la única durante los primeros 45 minutos, eso sí, no se registró daño alguno.

Pablo Jáquez derribó dentro del área a un ya vencido Caraglio, pero el VAR rectificó con Jorge Antonio Pérez para la pena máxima. El delantero se persignó con el 1-0 y su primer gol al conjunto auriazul desde su llegada al futbol mexicano en el Apertura 2016.

La Máquina buscaba la gloria de los tres puntos, los felinos el rescate de una temporada que ni con el cambio de timonel logró perpetuar como digna de la historia y los colores de la institución.

Un toque digno de dioses incas de Yoshimar Yotún sirvió para que Milton se convirtiera en el ejecutor de la esperanza universitaria con el 2-0. Aún había más, Pumas no moriría sin rugir, sin genera temor a su cazador y su extinción se vislumbraba, Pablo Aguilar provocó un penal sobre Juan Manuel Iturbe que tradujo Pablo Barrera en el 1-2, al minuto 62.

La resurrección se adelantaba con la anotación de Alan Mozo. Una euforia auriazul y una desilusión celeste cambiaron de papeles cuando el VAR hizo aparición, como caído de cielo para los de Pedro Caixinha, y anular así lo que bien iba a ser la burla del combinado local.

Jonathan Rodríguez entró por Edgar Méndez, pero ni él ni nadie más pudieron dejar el pecado de la pobre definición frente a la portería de un Alfredo Saldívar abatido. Cruz Azul glorificó su octavo partido consecutivo sin conocer la derrota y una cosecha de 26 puntos, que según las probabilidades del balompié mexicano otorga el boleto a la Fiesta Grande.

candelariabanner(2) pixel